Archivo por días: 11 julio, 2012

Entrevista a Javier Muñoz Molina, Director de Seguridad de INDRA

Entrevista a Javier Muñoz Molina, Director de Seguridad de INDRA

Francisco Javier Muñoz Molina, nacido en Albacete hace 37 años, es Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global por la Universidad Europea de Madrid y Belt Ibérica S.A., además de contar con una amplia formación en seguridad, prevención y protección. Desde hace 17 años trabaja en el sector de la Seguridad Privada. Muñoz Molina comenzó su carrera profesional en el Grupo Prosegur trabajando de Escolta Privado, gestionando además la organización de dispositivos de seguridad en eventos especiales. Posteriormente ha trabajado en empresas líderes en diferentes sectores como el farmaceútico, químico, telecomunicaciones y grandes superficies. En junio de 2003, se incorporó a Indra, para desempeñar el cargo de Director de Seguridad.
foto

Pregunta.- Indra está presente en muchos sectores, por lo que resulta difícil tener una idea global de la misma ¿Podría concretarnos que actividades desarrolla principalmente?

Respuesta.- Indra es la compañía española líder en Tecnologías de la Información, Simulación y Sistemas Automáticos de Mantenimiento y Equipos Electrónicos de Defensa, en los que año tras año ha ido desarrollando un entendimiento profundo del negocio, estableciendo una fuerte relación con los clientes.
Estos conocimientos, unido a la tecnología más avanzada, permiten a Indra crear una oferta diferencial potenciando el desarrollo de soluciones propias para cada segmento del mercado.
Ofrece soluciones y servicios avanzados en el entorno de las Tecnologías de la Información gracias a su amplia experiencia y capacidad en consultoría de negocio y de TI, desarrollo e integración de sistemas, así como en outsourcing y servicios, operando en los mercados de Transporte y Tráfico, Telecomunicaciones y Utilities, Administraciones Públicas y Sanidad, Defensa y Fuerzas de Seguridad, Finanzas y Seguros e Industria y Comercio.
En las líneas de negocio correspondientes a Simulación y Sistemas Automáticos de Mantenimiento, así como en Equipos Electrónicos de Defensa, Indra cuenta con una relevante posición en los mercados internacionales. A su vez, estas son las áreas que mantenienen una estrecha coordinación con el departamento de seguridad.
Los principales pilares del éxito de Indra son una sólida base tecnológica, innovación permanente, calidad en el proceso y en el resultado, exigencia en la gestión y la alta cualificación de sus cerca de 6.500 profesionales.

P.- ¿Qué posición ocupa el Departamento de Seguridad dentro de la estructura de Indra?

R.- El Departamento de Seguridad es un área importante en la empresa, puesto que algunos de nuestros clientes más relevantes requieren un servicio personalizado de protección integral en cada uno de los proyectos que llevamos a cabo. Tampoco hay que olvidar que, entre personal directo e indirecto, en Indra trabajan más de 8.000 personas, entre delegaciones, fábricas, y sede social, lo que lleva aparejado un gran esfuerzo en seguridad para lograr la protección de las personas y el patrimonio.

P.- ¿Cuáles son las líneas maestras de la política de seguridad en una empresa tan diversificada como Indra?

R.- Es voluntad del Departamento la asunción de la seguridad integral como una necesidad y una obligación en base a principios de participación activa en la Seguridad Nacional, el cumplimiento de la normativa vigente y la protección del patrimonio.
Dentro de los compromisos y obligaciones que nos fijamos en nuestro Departamento se encuentran el cumplimiento de las obligaciones impuestas por la Normativa vigente relativa a la seguridad industrial; comunicar y difundir al personal la necesidad de conocer el análisis de riesgos y las medidas preventivas, de contingencia, de emergencia y asistenciales, adecuadas a cada caso; asignar los recursos humanos, económicos, organizativos y materiales para la ejecución del programa de seguridad. Sin olvidar, por supuesto, promover y fomentar cursos de formación en materia de seguridad.
Todo ello conduce a dos objetivos principales, dar un servicio de calidad a todos los clientes que precisen de la aportación de nuestro Departamento, cumpliendo las normativas y exigencias de seguridad y centralizar la gestión de seguridad unificando criterios operativos y normativas en todas las sedes, dotando así de sistemas de seguridad de alta tecnología acordes a la Compañía.
También, quiero resaltar la importancia de crear un equipo humano competitivo, que a su vez sea capaz de hacer partícipes a todos los empleados en la organización de seguridad.

P.- ¿Cómo adaptan su política de seguridad a la estructura de su compañía?

R.- La organización de Indra está estructurada en diferentes mercados verticales y, por tanto, dependiendo de las particularidades de cada proyecto, se dotan de medios con el fin de lograr el nivel de seguridad adecuado. Existen mercados, como puede ser el de Defensa y Fuerzas de Seguridad, que requieren un tratamiento especializado y disponemos para ello de personal adecuado para dedicarse a esta función en todas las sedes donde se desarrollen los programas.
La empresa cuenta con una serie de áreas organizadas de forma horizontal, como son la consultoría, el outsourcing, los centros de producción y los centros de competencia, los cuales también se ponen al servicio de todos los clientes de Indra. Esta fórmula es la utilizada por el Departamento de Seguridad para dar respuesta a las necesidades de seguridad internas.

P.- ¿Qué le ha aportado su experiencia personal en Seguridad al haber prestado servicio en tantas y tan diversas empresas para afrontar el reto de organizar la seguridad de Indra?

R.- La seguridad en cada empresa está organizada de forma diferente ya que la estructura, medios y objetivos cambian en dependencia del sector en que te encuentres. Si bien es cierto que la dirección del departamento puede tener algunas facetas similares en todas las compañías con independencia de cual sea su actividad, como pueda ser la gestión administrativa y presupuestaria, la organización de los recursos humanos y algunas cuestiones relacionadas con la protección del patrimonio, luego es imprescindible conocer perfectamente el sector y la empresa en la que te encuentras, ya que la seguridad es siempre la que debe adaptarse a la compañía y nunca al contrario.
En mi caso ha sido muy enriquecedor el paso por cada sector, ya que cada uno de ellos me aportó muchas experiencias distintas, lo que ha sido de gran ayuda al tener que adaptarme a una organización tan compleja como Indra, donde la diversidad de mercados hace que cada proyecto tenga necesidades particulares completamente diferentes. Se trata de organizar diversos procesos de seguridad sin que sean incompatibles entre ellos.

P.- ¿Cuenta con el respaldo de la alta Dirección de su compañía en materia de seguridad? ¿Existe una verdadera concienciación de la importancia de la misma?

R.- El equipo directivo de Indra cuenta con una experiencia media en la compañía superior a los diez años, lo que genera un importante grado de compromiso y liderazgo interno en todas las áreas de la Compañía.
El Director General de Recursos y Gestión Corporativa lidera el proyecto de seguridad y está plenamente involucrado en el desarrollo del mismo, revisando diariamente todos los asuntos relacionados con el departamento.
Por tanto, tenemos garantizado el respaldo necesario de la Alta Dirección para llevar a cabo nuestros objetivos respecto a la aplicación de políticas relacionadas con la Protección Patrimonial.

P.- Recientemente, han llevado a cabo un simulacro de evacuación en la sede central de Indra en Alcobendas (Madrid), ¿podría describirnos en qué ha consistido y que valoración hace del mismo?

R.- Al tratarse del primer simulacro que se realiza en la nueva Sede Social de la Compañía, supuso un laborioso trabajo de gestión de datos y organización de todo el personal implicado, que se realizó con el objetivo final de sentar las bases de la cultura de autoprotección que pretendemos desarrollar.
Una vez decidido el proyecto, se creó un equipo de trabajo con personal de la empresa y de consultores expertos que colaboraron en todos los procesos.

Foto:Belt Ibérica S.A.

Se realizaron varias fases para su implantación, como es la toma de datos, análisis y creación de documentación necesaria para la realización del Plan de Autoprotección y finalmente la implantación del mismo. Dentro de la última fase se integra el simulacro de evacuación que sirvió para conocer la situación real en la que nos encontraríamos en caso de una emergencia.
Ahora nos queda la parte más importante del proyecto que consiste en perfeccionar y actualizar el Manual de forma permanente, continuar la formación de los empleados, mejorar la coordinación entre el personal implicado y seguir realizando ejercicios de simulación de emergencias.

P.- ¿Está satisfecho de los resultados obtenidos?

R.- El ejercicio de evacuación cumplió ampliamente con el objetivo marcado, ya que se logró evacuar a 3.000 personas en menos de seis minutos sin que se produjera ningún incidente. Pero ahora debemos pasar página y centrarnos en aquellas cuestiones que todavía es necesario perfeccionar para conseguir la máxima seguridad de nuestros empleados y visitantes.

P.- ¿Está, a su juicio, suficientemente reconocida la figura del Director de Seguridad en nuestro país?

R.- Es imposible valorar al Director de Seguridad cuando en la mayoría de los casos no se da importancia al mismo Departamento. Esto se debe principalmente a la inexistencia de una cultura de seguridad en gran número de empresas españolas.
Se genera una gran alarma social cuando se producen incidencias graves y se intentan paliar con soluciones que tienen fecha de caducidad, pero no se piensa en la importancia de la gestión de seguridad día a día.
El ejemplo es claro si vemos el pequeño porcentaje de empresas que han creado un Departamento de Seguridad sin estar obligadas por la Ley. Solamente algunas Compañías han analizado la importancia de la Seguridad Patrimonial y se han dado cuenta que supone una gran inversión, en contra de ser considerada como un gasto o incluso un lujo innecesario.

P.-La amenaza del terrorismo global ha obligado a replantearse la política de seguridad. En este sentido, ¿está Indra llevando a cabo algún tipo de solución o estrategia para tratar de minimizar estas amenazas no convencionales?

R.- Tras la magnitud de los acontecimientos acaecidos el 11 de Septiembre de 2002 en Nueva York y el pasado 11 de Marzo en Madrid, se ha marcado un punto de inflexión en el ámbito de la seguridad y hemos de evolucionar hacia una protección global que conduzca al fortalecimiento de la seguridad nacional. Es necesario establecer nuevas medidas de análisis, prevención, protección e intervención, siendo necesario conseguir la mayor compatibilidad entre las tecnologías y el flujo de información.
Indra no podía permanecer al margen de esta problemática y desde el mes de Abril se está trabajando en el desarrollo de soluciones que permitan mejorar prioritariamente la seguridad en España. También hemos tomado la iniciativa de impulsar y coordinar acciones conjuntas con otras empresas del sector para articular las soluciones necesarias en este ámbito.
Estamos haciendo un gran esfuerzo en aplicar toda nuestra tecnología para organizar una nueva estructura que permita una solución global, combinando medidas en campos tan importantes como la inteligencia nacional, la seguridad de las fronteras y las redes de transporte, la protección de las infraestructuras cruciales, la defensa frente a ataques no convencionales y las medidas de emergencia.

Noticias relacionadas
Experto:
La Ley de Prevención de Riesgos Laborales se cumple: simulacro de evacuación en Indra, 
por Ana Álvarez (24.06.04) 


Indra gana en EEUU un contrato de Defensa de 13 millones de euros (23.07.04)



Macrocontrato de la OTAN para un grupo participado por Indra (26.04.04)



Izar, Indra y Lockheed Martin ultiman un convenio con Defensa por unos 700 millones de euros (25.02.04)



La OTAN instala una plataforma para que las empresas puedan concursar por Internet (13.01.04)




Indra diseñará el sistema español de defensa antiaérea por 177,3 millones (23.10.03)



Fuente: Seguritecnia
Fecha: Julio-Agosto de 2004

Uniformidad de jefes de seguridad o de sus delegados


Uniformidad de jefes de seguridad o de sus delegados
El presente Informe responde a un escrito del Delegado Provincial de una empresa d seguridad, p

or el que se consulta sobre la posibilidad de que los Jefes de Seguridad, ó los Delegados de éstos, puedan vestir el uniforme de la empresa en el interior de los recintos donde se presta servicio con Vigilantes de Seguridad y sin la intención de que el Jefe de Seguridad sustituya al Vigilante de Seguridad

Consideraciones

En primer lugar se procede a hacer un análisis de la normativa de seguridad privada reguladora de la materia pudiendo destacarse lo siguiente:

La Ley de Seguridad Privada 23/1992, de 30 de julio, en su artículo 12, cuando trata de las funciones de los vigilantes de seguridad, establece que:

“Las funciones únicamente podrán ser desarrolladas por los vigilantes integrados en empresas de seguridad, vistiendo el uniforme y ostentando el distintivo del cargo que sean preceptivos, que serán aprobados por el Ministerio del Interior y que no podrán confundirse con los de las Fuerzas Armadas ni con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.
En igual sentido se pronuncia el Reglamento de Seguridad Privada, que en su artículo 87, sobre uniformes y distintivos, establece lo siguiente:
“Las funciones de los Vigilantes de Seguridad únicamente podrán ser desarrolladas vistiendo el uniforme y ostentando el distintivo del cargo que sean preceptivos, que serán aprobados por el Ministerio del Interior, teniendo en cuenta las características de las funciones respectivas de las distintas especialidades de Vigilantes y que no podrán confundirse con los de las Fuerzas Armadas ni con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.
Por otra parte la Orden INT/318/2011 de 1 de febrero, sobre personal de seguridad privada, indica en su artículo 22:
“1. La uniformidad de los vigilantes de seguridad se compondrá de las prendas establecidas en el anexo VIII de la presente Orden, que podrá ser modificada por Resolución del Director General de la Policía y la Guardia Civil, ámbito del Cuerpo Nacional de Policía.
2. La composición del uniforme de los vigilantes de seguridad, en cuanto a la combinación de las distintas prendas de vestir, se determinará por cada empresa de seguridad, en función de su conveniencia o necesidades, de las condiciones de trabajo, de la estación del año y de otras posibles circunstancias de orden funcional, laboral o personal.
En todo caso, el uniforme, como ropa de trabajo, estará adaptado a la persona, deberá respetar, en todo momento, su dignidad y posibilitar la elección entre las distintas modalidades cuando se trate de prendas tradicionalmente asociadas a uno de los sexos.
3. La posible utilización de otro tipo de prendas de uniformidad deberá ser previamente comunicada a la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, ámbito del Cuerpo Nacional de Policía, que podrá denegar su utilización.
4. En la uniformidad, en cualquiera de sus modalidades, siempre estarán visibles, al menos, los elementos relativos al distintivo de identificación profesional referido en el artículo 25 de esta Orden, la indicación de la función de seguridad y el escudo-emblema o anagrama de la empresa de seguridad contemplado en el artículo 24 de esta Orden.
5. El color y la composición general del uniforme de los vigilantes de seguridad de cada empresa o grupo de empresas de seguridad privada, con la finalidad de evitar que se confunda con los de las Fuerzas Armadas y con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, necesitará estar aprobado previamente por la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, ámbito Cuerpo Nacional de Policía, a solicitud de la empresa o empresas interesadas.
6. Todas las solicitudes de autorización y comunicaciones referidas a la uniformidad de los vigilantes de seguridad serán dirigidas a la Unidad Orgánica Central de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía.”
De igual forma en el artículo 25 de La Orden INT/318/2011 de 1 de febrero indica en relación al Distintivo:
“1. El distintivo de vigilante de seguridad se ajustará a las características determinadas en el anexo IX de la presente Orden.
2. En la parte superior del anverso del distintivo figurará la expresión vigilante de seguridad, o la de vigilante de explosivos, según corresponda, debiendo constar en la parte inferior el número de la habilitación.
3. El distintivo se llevará permanentemente en la parte superior izquierda, correspondiente al pecho, de la prenda exterior, sin que pueda quedar oculto por otra prenda o elemento que se lleve”.
A lo largo de la normativa, tanto la actual como la que entrará próximamente en vigor, se observa que, cuando se habla de uniformidad, en todos los casos, la referencia a los vigilantes de seguridad es explícita.
No se encuentra referencia alguna respecto de la posible uniformidad del resto del personal de seguridad privada (a excepción de los guardas particulares de campo).
Por todo lo anteriormente expuesto se puede llegar a deducir que los jefes de seguridad aunque nada diga la norma, no pueden ostentar el uniforme de la empresa de seguridad destinado y autorizado solo para el uso de sus vigilantes. Incluso el hecho de silenciarse en la normativa toda mención respecto a la uniformidad de los jefes de seguridad, tras el estudio sistemático de dicha materia (uniformidad), que es meticulosamente detallada respecto de los vigilantes, debe servir como argumento para afirmar que únicamente los vigilantes de seguridad, y en su caso los guardas particulares del campo, pueden y deben utilizar la uniformidad reglamentaria en el desempeño de sus funciones.
Por otra parte, no resulta desdeñable observar que el ejercicio de las funciones de los vigilantes se encuentra reglamentariamente ligado a la preceptiva necesidad de vestir el uniforme que la empresa de seguridad para la que trabaja tiene debidamente autorizado, de forma tal que uniformidad y función aparecen unidas y referidas exclusivamente a la figura del vigilante de seguridad, y en ningún caso del jefe de seguridad, y menos aún de los delegados de éste, que ni tan siquiera constituyen categoría alguna del personal de seguridad privada.
Siguiendo esta misma línea argumental, cabría entender también que la ligazón que la norma hace para los vigilantes de seguridad entre función y uniformidad, implica que tan solo puede vestir el uniforme de la empresa autorizada para la actividad de vigilancia y protección, el personal de seguridad privada destinado a ejercer dicha función, esto es, los vigilantes de seguridad, categoría profesional a la que la normativa de seguridad reiterada y exclusivamente se refiere al regular todo los relativo a la uniformidad.
Conclusión

En atención a las consideraciones realizadas, entendemos que únicamente los vigilantes de seguridad pueden utilizar el uniforme que la empresa de seguridad tiene reglamentariamente autorizado para el ejercicio de la actividad de vigilancia y protrección. 

Fuente Belt

Los directores de seguridad de las entidades financieras analizan los cambios y nuevos retos del sector XXIX CONVENCIÓN NACIONAL DE DIRECTORES DE SEGURIDAD DE CECA

Los directores de seguridad de las entidades financieras analizan los cambios y nuevos retos del sector

XXIX CONVENCIÓN NACIONAL DE DIRECTORES DE SEGURIDAD DE CECA

La XXIX Convención Nacional de Directores de Seguridad de Cajas de Ahorros Confederas, celebrada entre el 6 y el 8 de octubre en Oviedo, reunió nuevamente a los principales responsables de la protección de las entidades financieras de nuestro país. Directivos de esta área, junto con los responsables en materia de Seguridad Privada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, analizaron el estado actual del sector y pusieron en común sus ideas e iniciativas para hacer frente a las amenazas actuales y futuras en un escenario marcado por la difícil coyuntura económica internacional.

Asistentes a la XXIX edición de la Convención de Directores de Seguridad de CECA.

Por Javier Borredá.

Como en ediciones anteriores, la XXIX Convención Nacional de Directores de Seguridad de Cajas de Ahorros Confederadas (CECA) se desarrolló con gran brillantez, esta vez en Oviedo. La capital del Principado de Asturias reunió entre el 6 y el 8 de octubre a la mayoría de responsables de las áreas de Seguridad de este tipo de entidades, además de contar con la presencia de altos cargos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, nacionales y autonómicas, en su faceta de Seguridad Privada, así como de máximos cargos de Seguridad de la Banca y cajas rurales.

En la noche previa al inicio de las jornadas tuvo lugar una cena de bienvenida ofrecida por la empresa Esabe a todos los asistentes, que tuvo lugar en el magnífico marco del Hotel La Reconquista de la ciudad de Oviedo, sede ligada a los premios Príncipe de Asturias desde hace años, en la que se han desarrollado igualmente la mayoría de las sesiones de trabajo de la XXIX Convención.

El día 6 dio comienzo el programa de trabajo, con la apertura del evento por parte de José Antonio Soler de Arespacochaga, en su calidad de presidente de la Comisión Nacional de Seguridad de Cajas de Ahorros Confederadas, en la que dio la bienvenida y el agradecimiento por su presencia a todos los asistentes, de igual modo que remarcó su reconocimiento a Cajastur por la magnífica organización de la Convención. Posteriormente dio la palabra a Miguel Palacios, director de la Escuela Superior de Cajas de Ahorros, quien resaltó el papel del Director de Seguridad en las actuales circunstancias del sector. A continuación tomó la palabra José Luis Martín Sariego, director del Área de Medios y Recursos de Cajastur, quién centró su intervención en el desarrollo del programa mostrando un gran conocimiento del sector y de su problemática en el ámbito financiero. Terminó su discurso con un reconocimiento expreso a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) por la reciente detención de un grupo de delincuentes que había atacado en los últimos meses las oficinas de la entidad asturiana.

Con la intervención de José Marín Manzanera, comisario general de Seguridad Ciudadana, quien agradeció las palabras de Martín Sariego, se declaró inaugurada la XXIX Convención Nacional de Directores de Seguridad de Cajas de Ahorros Confederadas.

Un nuevo escenario

El primer grupo de trabajo fue constituido por una mesa redonda en la que participaron los máximos representantes en materia de Seguridad Privada de las FCSE, así como de las policías autonómicas. Por el Cuerpo Nacional de Policía intervino Esteban Gándara, comisario jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada; en el caso de la Guardia Civil, acudió el coronel jefe de SEPROSE, César Álvarez; por el Cuerpo de Mossos d´Esquadra, Miquel Justo; y por la Ertzaina, Jesús Mari Aguirre. Dentro de la mesa intervino igualmente Antonio Ávila Chuliá, en calidad de presidente de la Asociación Española de Empresas de Seguridad (AES).

Durante sus intervenciones, cada uno explicó los aspectos característicos del Cuerpo al que pertenece y pusieron de relevancia el buen hacer de los mismos y los progresos obtenidos en relación con la lucha contra los grupos de delincuencia que actúan en nuestro país. Antonio Ávila se refirió asimismo a la nueva normativa, pendiente de aprobación en Europa, que en próximas fechas entrará a formar parte de la legislación española.

En la primera jornada tuvo especial interés la intervención de Ricardo Sáez de Heredia, director de Seguridad de Caja Vital, quien matizó en su ponencia “Novedades de la Ley de Blanqueo de Capitales” el cambiante marco jurídico referido al blanqueo de capitales. Su intervención fue compartida con Cecilia Carrasco, directora de Informa Consulting, quien expuso los nuevos cambios normativos e incorporaciones de la Ley.

Terminada la sesión matinal, los congresistas y acompañantes se dirigieron al Restaurante Lobato, en el que la empresa Scati Labs ofreció un magnífico menú, como viene siendo costumbre desde hace más de 15 Convenciones. El presidente de la Comisión Nacional agradeció el acto, resaltando la presencia y penetración internacional de esta compañía, principalmente en el mercado de América del Sur y México, constatado en el Congreso de FELABAN, celebrado recientemente en la ciudad de Miami. Alfonso Gil, presidente de Scati Labs, correspondió con marcado cariño en sus palabras a la Comisión tantos años de confianza y colaboración entre su empresa y las Cajas de Ahorros.

José Antonio Soler de Arespacochaga, José Marín Manzanera, José Luis Martín Sariego y Miguel Palacios durante la inauguración de la XXIX Convención.

Por su parte, la compañía Securitas ofreció la cena de esa jornada, clásica en esta Convención desde su implantación en el año 1992 en el mercado español. El marco del balneario de las Caldas dio esplendor al acontecimiento. El presidente de la Comisión agradeció el acto y destacó el reciente nombramiento de Koldo Eceiza como responsable a nivel mundial del área de Banca de la empresa Niscayah, siendo el segundo español que en dicha multinacional accede a los máximos puestos de responsabilidad. Respondió con palabras de amistad y agradecimiento José Luis Velasco, director de Relaciones Institucionales de Securitas, a la invitación que habían recibido para su presencia en el acto.

Representantes de la Ertzaina, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y Mossos d’Esquadra durante la mesa redonda, moderada por Antonio Ávila (en el centro).

La segunda jornada de trabajo, el 7 de octubre, se desarrolló en el marco del Parador Nacional de Cangas de Onís, para así poder visitar por la tarde el incomparable rincón asturiano de Covadonga, donde se rinde culto a La Santina. Comenzó la sesión con la intervención de Antonio Jiménez, director de Seguridad de Cajamar. Jiménez habló en la ponencia “Ataques a cajeros con gas y explosivos” sobre el novedoso asunto de las agresiones a los cajeros automáticos por medio de explosión por gas. En un amplio análisis del tema, expuso diferentes documentos audiovisuales en los que clarificó de una manera detallada toda la casuística de esta forma de agresión a nuestro sistema.

Prosiguió la jornada con la intervención de Álvaro Rodríguez, director de la división de Banca de la firma Gunnebo, quien presentó en su exposición “Políticas en la Reducción de Costes, ‘La oficina del futuro” alternativas encaminadas a la automatización de oficinas bancarias, con el resultado de un ahorro de costes, un objetivo muy perseguido en los momentos actuales por todas las entidades financieras.

Remató esta jornada con su intervención Koldo Eceiza, director mundial del área de Banca de la empresa Niscayah. En su exposición “Alternativas de Seguridad a los ataques a cajeros automáticos” habló sobre nuevas prácticas en el mundo de la Seguridad dentro del escenario internacional, así como de las diferentes medidas de protección que los cajeros automáticos pueden incorporar al ser uno de los elementos de mayor difusión en el ámbito de los servicios a clientes.

Seguidamente, la empresa Chillida ofreció un almuerzo en el Parador de Cangas para los congresistas y acompañantes, antes de girar la visita al santuario de Covadonga. El presidente de la Comisión agradeció el acto, haciendo referencia al éxito alcanzado por esta empresa una vez que procedió a la compra de la parte de Siemens Seguridad. Dicho reto ha sido cumplido con éxito y se ha reflejado en los resultados finales en cuanto a rentabilidad de Chillida. Antonio Ávila Chuliá, presidente de esta compañía, agradeció la invitación al acto y remarcó la amistad que le une con el mundo financiero desde hace años.
La cena de la jornada del jueves la ofreció la empresa Prosegur en el encantador Castillo de la Zoreda, fiel, año tras año, a esta cita. En este marco se celebró la tradicional entrega de cordobanes a los compañeros que, por un motivo u otro, han dejado el sector de la Seguridad después de unos años dedicados al mismo. En esta ocasión, las distinciones recayeron en Antonio Pastor, director de Seguridad de Cajasol; Maximiliano García Salamanca, director de Seguridad de Caixanova; y Miguel López López, director de Seguridad de Caixa Tarragona.

El presidente de la Comisión agradeció el acto refiriéndose principalmente a la consolidación del cambio producido en el seno del grupo Prosegur, con un envidiable cuadro de directivos en cuanto a su profesionalidad y juventud, todos ellos liderados por Christian Gut y Alejandro Corominas. José Antonio Soler remarcó su agradecimiento y reconocimiento a Helena Revoredo, presidenta del grupo. Como ocurriera en los diferentes actos lúdicos anteriores, Alejandro Corominas celebró el encuentro y agradeció los elogios recibidos, dando traslado puntual a la presidenta del Grupo.

La jornada de cierre de la Convención comenzó con la intervención compartida por Esteban Gándara, comisario jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada y Juan Manuel Zarco Rodríguez, director de Seguridad del grupo Cajamadrid. El tema que expusieron fue el análisis de los cambios normativos de próxima aparición en sus diferentes incidencias, tanto desde el punto de vista de la Administración, como del administrado. Ambas intervenciones cautivaron la atención de los asistentes, quedando totalmente aclaradas las diferentes posiciones, en las que destaca el ánimo de colaboración y buen entendimiento que existe entre ambas partes en esta última etapa de la Unidad Central de Seguridad Privada.

Seguidamente, José Antonio Soler de Arespacochaga, director de Seguridad de CECA, Cajastur y Caixa Pollença, abordó el puntual tema de las fusiones, Sip´s y cambios en las diferentes composiciones de las nuevas entidades de ahorro. A través de una mesa participativa con los asistentes, se intentó aclarar este nuevo panorama, que conllevará en un futuro próximo e inmediato cambios en el mundo de la Seguridad de las cajas de ahorros, produciéndose a continuación un interesante y vivo debate entre los participantes.

Para terminar la última jornada de la XXIX Convención, intervino José Antonio Soler, como presidente de la Comisión, quien realizó un resumen de los temas desarrollados durante las jornadas, felicitando a todos los participantes por el éxito conseguido. Seguidamente, dio paso a José Manuel Cernuda, director del Departamento de Recursos Materiales de Cajastur, quien versó sobre el desarrollo de la Convención, agradeciendo la asistencia de los diferentes estamentos oficiales y compañeros de las entidades financieras presentes. Cernuda recibió, por último, la lectura del resultado de la Convención en un texto leído por Manuel García Diego, director de Seguridad de Caja Cantabria, con las conclusiones recogidas al término del evento. Como colofón, se ofreció una comida por parte de la empresa Gunnebo en el restaurante Latores. El presidente agradeció el acto que desde 1992 repite dicha compañía en la Convención anual y destacó la colaboración de Gunnebo con el sector e, igualmente, la expansión realizada en tierras mexicanas. El consejero delegado, José Antonio Martínez Ortuño, con unas sentidas palabras, dio las gracias a la organización y a los directivos de Cajastur por el trato deferente recibido.

Conclusiones

Podemos afirmar que la Convención estuvo presidida por un análisis del cambio. Modificaciones exigentes desde el punto de vista normativo y cambios en las nuevas amenazas que irrumpen en la actividad diaria de las entidades financieras; todo ello, en un escenario de transición también en el régimen jurídico de las empresas, inmersas en muchos casos en procesos de integración empresarial. Se hace imprescindible en esta coyuntura conjugar eficacia en la gestión y cumplimiento normativo con la imprescindible eficiencia en costes de esta actividad.

A lo largo de las jornadas, los invitados, representantes de entidades bancarias y cooperativas de crédito, de la industria de Seguridad, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de carácter estatal –Policía Nacional y Guardia Civil– y autonómico –Mossos d’Esquadra y Ertzainza–, además de las propias direcciones de Seguridad de las Cajas, hicieron un análisis de la situación al mismo tiempo que propusieron soluciones para alcanzar los objetivos citados, elevando el siguiente redactado de conclusiones:

“1ª- Hemos escuchado atentamente el mensaje de los Cuerpos de Seguridad ya mencionados que han participado activamente en estas jornadas; mensaje en forma de ofertas de colaboración, incluso con nuestra presencia institucional en los borradores de nuevos desarrollos reglamentarios, y también con fórmulas de retorno de la información que preceptivamente debemos facilitarles y que, con toda seguridad, habrá de contribuir a cambiar el modelo de relación subordinada por otro de fructífera colaboración entre quienes tienen como función, desde responsabilidades legislativas distintas, la seguridad ciudadana.

Tienen también estos Cuerpos la ineludible misión de exigirnos el cumplimiento de la nueva normativa, que nos hará converger con el resto del sector financiero europeo mediante nuevas medidas y sistemas de seguridad normalizados; una implantación que nos hará incurrir en fuertes inversiones en una coyuntura en la que cualquier actividad está presidida por la restricción en gastos. Nuestra participación colegiada en forma de alegaciones a los borradores de dichas normas ha propiciado que la implementación de dichas medidas pueda desplazarse o graduarse en el tiempo de forma que se pueda minimizar el impacto económico en la coyuntura actual.

2ª- Hemos tenido ocasión, asimismo, de hacer un repaso a las nuevas exigencias impuestas por otras normativas que, como la nueva Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y financiación del terrorismo, nos imponen, también en este caso, niveles de cumplimiento muy costosos para las entidades financieras y que abren el camino a nuevas e importantes funciones para los directores de Seguridad, cuya presencia en los Comités de Prevención de Blanqueo de Capitales ha de suponer el contrapunto imprescindible de Seguridad a tareas marcadas por su carácter administrativo, lo cual vendrá, a buen seguro, a facilita la identificación de los delitos que subyacen a estas prácticas y la correspondiente puesta a disposición del SEPBLAC y, en su caso, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de la información oportuna.

3ª- También algún compañero nos ha alertado de nuevas formas de ataque a nuestras oficinas mediante el uso de gases explosivos que, además de causar tremendos destrozos en nuestras instalaciones, tienen el efecto negativo de interrumpir la continuidad del negocio. En una gestión de seguridad necesariamente alineada con el negocio, hemos aprendido todos a preservar dicha continuidad con medidas preventivas adecuadas.

4ª- En este escenario de restricciones económicas, procesos de integración y nuevos modelos organizativos más eficientes, hemos visto la necesidad de que representantes en España de grandes corporaciones internacionales nos ilustraran con la experiencia que tienen de países de nuestro entorno. Una de las propuestas que nos han sido presentadas versa sobre las posibilidades de automatización en la dispensación de dinero en efectivo, lo que permite, no sólo liberar personal para tareas de mayor valor añadido, sino, además, reducir las necesidades de gasto en seguridad por la concentración de los espacios a proteger.

5ª – También nos han sido recomendados nuevos modelos organizativos de la seguridad, en los que se propone que la figura del Director de Seguridad presente un carácter de integralidad en la gestión de los riesgos no financieros, debiendo añadirse la Seguridad de la Información, la prevención del fraude o la continuidad del negocio a las tareas que ya vienen gestionando en el caso de la Seguridad Física. Esta convergencia de las especialidades de Seguridad está produciendo ya en países de nuestro entorno una mayor eficacia en la gestión, además de una mayor eficiencia en costes operativos”. 
Para mayor información:

Julian Flores Garcia
Consultor de Seguridad Internacional

@juliansafety  http://bit.ly/XsbQT2

Consultoria de seguridad nacional y internacional de latinoamerica: Colombia y Venezuela SISeguridad con experiencia en protección de infraestructuras de plantas quimicas y de petroleo (por Julián Flores Garcia)

Mov. 657 283 266
director@siseguridad.es
http://www.vigilantesdeseguridad.cat
julian flores garcia
@juliansafety
El reconocimiento del carácter de Agente de la Autoridad para el VS no constituye ningún privilegio COMPÁRTELO: bit.ly/13RIrqx
http://on.fb.me/Z57BNK 

Para el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, “las amenazas han dejado de ser únicamente de carácter físico” y, lo que es más, “en el año 2012, la amenaza cibernética

SEGURITECNIA Y RED SEGURIDAD, únicos medios especializados presentes realizando la cobertura completa de las Jornadas PSCIC
APOYO PERSONAL DEL MINISTRO DEL INTERIOR A LA CIBERSEGURIDAD

Isdefe y el CNPIC han conseguido que, por primera vez, la Empresa y la Administración lleven a cabo un ciberejercicio de un ataque a los sistemas de control de una supuesta infraestructura crítica. En esta práctica participaron 18 operadores procedentes de las industrias del transporte, de la energía y del sector nuclear, y servirá de referente en dos medidas que próximamente tomará el Estado: la creación de una Oficina de Coordinación Cibernética y la Estrategia Española de Ciberseguridad.

Por Mercedes Oriol Vico.
Fotos: Isdefe.
Para el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, “las amenazas han dejado de ser únicamente de carácter físico” y, lo que es más, “en el año 2012, la amenaza cibernética se configura como el principal riesgo potencial contra los servicios esenciales de cualquier sociedad”. Con este gran punto de inflexión, asumido públicamente por el Gobierno, se abre una nueva era para la Seguridad y la Defensa nacionales, en la que serán fundamentales la futura Oficina de Coordinación Cibernética que se ha propuesto crear el Ejecutivo, así como la Estrategia Española de Ciberseguridad, pendiente de elaborar, y que ya poseen otros países de nuestro entorno como Reino Unido, Francia o Alemania.
Además, la situación se complica cuando, como dice Fernández, “la capacidad real de atentar a larga distancia, desde el anonimato, empleando procedimientos novedosos y con capacidad de causar daños potencialmente devastadores, puede convertir a las nuevas tecnologías en un arma para el terrorismo internacional y en una de las mayores amenazas contra las sociedades occidentales”.
El titular de Interior muestra su convencimiento al afirmar que “es esencial, por tanto, proteger adecuadamente nuestras infraestructuras críticas para garantizar la Seguridad; y hacerlo desde una perspectiva global y eficaz, es decir, considerando todos los tipos de riesgo”.
Con su presencia y estos planteamientos, el pasado 11 de abril, el ministro respaldó la apertura de las I Jornadas Técnicas de Protección de Sistemas de Control en Infraestructuras Críticas (PSCIC), coordinadas por el Centro Nacional para la Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC) y organizadas por Isdefe, en las que las revistas Seguritecnia y Red Seguridad fueron los únicos medios especializados presentes que cubrieron el evento completo.
El objetivo de este encuentro es el de profundizar en cuestiones como: la creciente interconexión de los Sistemas de Control Industrial (Supervisory Control And Data Acquisition -SCADA-) con los sistemas TIC corporativos; el uso de tecnologías y productos a medida, cuyas vulnerabilidades y modos de explotación son cada vez más conocidas; el uso mayor de capacidades de acceso remoto a los sistemas de control; así como el incremento de la conectividad de estos entornos con redes de terceros. Aunque, sin duda, el eje central de las jornadas ha sido sus dos sesiones prácticas, en las que, por primera vez, la Empresa y la Administración han llevado a cabo un ciberejercicio en línea con los fundamentos que resaltó Fernández.
En este sentido, para el buen funcionamiento del sistema nacional de PIC, el ministro considera claves cuatro elementos: El primero, la importancia de “conocer el riesgo”, para lo que piensa que “es vital que nuestras técnicas y metodologías de análisis preventivo, además de nuestra preparación reactiva también sean permanentemente actualizadas”. Una segunda prioridad, que es la “imperiosa necesidad de cooperación” entre la Administración y el sector privado, puesto que, “al margen del liderazgo del Ministerio del Interior, no tendremos éxito si no adoptamos un enfoque integral de la Seguridad de las infraestructuras”. Como tercer punto, destacó la coordinación y el intercambio de información entre todos los agentes implicados, ya que “no basta con tener buenas capacidades de seguridad y defensa, sino que éstas tienen que estar bien interconectadas y gestionadas”. Por último, el ministro apuntó como eje complementario la “adecuada regulación” con que debe contar “un buen sistema de protección de infraestructuras” y que, en el caso de las críticas, ya se apoya en la Ley 8/2011 –Ley PIC–, que permitirá avanzar en la puesta en marcha de los doce Planes Estratégicos Sectoriales, en los que se tr
abaja.

SEGURPRICAT pone a su disposición como analistas de inteligencia y consultores de seguridad Internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.

Video informativo: Internacionalización, liderazgo y seguridad de Empresas. Julian Flores Garcia

Dejar un comentario

30 abril, 2013 por Julián Flores Garcia


Para mayor información sobre consultoria de seguridad en el enlace:
http://www.siseguridad.es/index.php/que-hacemos

fuente: Borrmart

Directores de seguridad UNA PUERTA ABIERTA AL CAMBIO PARA EL DIRECTOR DE SEGURIDAD

Directores de seguridad
UNA PUERTA ABIERTA AL CAMBIO PARA EL DIRECTOR DE SEGURIDAD

Se ha hecho esperar, pero finalmente la reforma de la Ley de Seguridad Privada está en marcha. Los profesionales del sector lo demandaban desde hace tiempo y tienen puestas muchas expectativas, aunque todavía no conocen con precisión cuál podría ser el resultado del texto. Especialmente atentos están los directores de Seguridad, para los que el cambio normativo representa una puerta abierta por la que acceder a antiguas reivindicaciones y una oportunidad para ver reforzada su posición en las empresas. Con el objetivo de adentrarse en sus opiniones sobre algunos de los puntos que se verán afectados por esta modificación, Seguritecnia ha elaborado el informe “Perspectivas sobre un nuevo escenario para el director de Seguridad”, para el que ha contado con la colaboración de más de 250 responsables de esta área.
De nuestra Redacción.
La Seguridad Privada española se encuentra en la antesala de su futuro. Si las previsiones del Ministerio del Interior se cumplen, a lo largo de los próximos cuatro años el sector verá hecha realidad una de sus grandes aspiraciones, la reforma de la ley que regula su actividad. El ministro Jorge Fernández Díaz anunció en su primera comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, el pasado mes de enero, su intención de modificar en profundidad esa norma, cuya promulgación se remonta a 1992. Presumiblemente, su gabinete actualizará todos aquellos preceptos que se han quedado obsoletos tras el paso de dos décadas durante las cuales el contexto empresarial se ha transformado y en las que las amenazas sobre la población y las organizaciones han evolucionado a mucha más velocidad que la normativa.
A pesar de los cambios que se han ido introduciendo a lo largo del tiempo mediante otras disposiciones de menor rango, parece que la realidad obliga a replantearse varios aspectos, así como a incorporar otros nuevos, para dar forma a un marco legislativo acorde con los retos actuales y con la suficiente perspectiva para poder hacer frente a los que están por venir. Esto es lo que sostienen muchos profesionales del sector, que han repetido en todos los foros posibles que la regulación debe avanzar, más allá incluso de las cinco Órdenes Ministeriales aprobadas en 2011. En general, mantienen que la Ley de Seguridad Privada precisa aires nuevos en cuestiones como los perfiles profesionales que han de estar sujetos a dicha norma, los servicios y medidas que deben aplicarse a las compañías, los criterios que obliguen a que una organización disponga de una estructura que gestione los riesgos, la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la formación del personal o la seguridad de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Pero estos son solo algunos apuntes del profundo replanteamiento que para ellos requiere la legislación en nuestro país.

fuente:borrmart

Fuente seguritecnica Borrmat

SEG2: LA NORMATIVA Y LA SITUACIÓN ECONÓMICA INVITAN A DAR EL PASO HACIA LA CONVERGENCIA

SEG2: LA NORMATIVA Y LA SITUACIÓN ECONÓMICA INVITAN A DAR EL PASO HACIA LA CONVERGENCIA

Ahora más que nunca es necesario poner el acento en lo que nos une, más que sobre lo que nos separa. La Seguridad Integral, más madura en Estados Unidos, encuentra en la optimización de costes una de sus principales motivaciones. Además, en España una estrategia de ciberseguridad en ciernes y la ‘Ley PIC’ tiran del carro del modelo convergente, que ha dejado de ser una opción, como ha quedado patente en el IV Encuentro de la Seguridad Integral (SEG2).

Por Ángel Gallego de Nova, Enrique González Herrero y Almudena Ruiz Sevilla.
Fotos: Miguel Ángel Benedicto.

ENTREVISTA A ARSENIO FERNÁNDEZ DE MESA DÍAZ DEL RÍO, DIRECTOR GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL

ENTREVISTA A ARSENIO FERNÁNDEZ DE MESA DÍAZ DEL RÍO, DIRECTOR GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL
“La seguridad de nuestra sociedad depende en una proporción estimable y creciente del sector privado”

La reestructuración del Ministerio del Interior llevada a cabo por el Gobierno al comienzo de esta legislatura acabó con más de cinco años de mando único para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía volvían de esa manera a contar con órganos directivos independientes, bajo la coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad. Arsenio Fernández de Mesa, que tomó posesión en enero como director general de la Benemérita, explica que con la separación se evitará la “duplicidad organizativa y funcional”, restableciendo a su vez “una agilidad muy necesaria” en la toma de decisiones. “En definitiva, creo que ambos Cuerpos policiales han recuperado su propia identidad, lo que no es poco”, añade en esta entrevista.
Desde su llegada al cargo, Fernández de Mesa trabaja en las líneas estratégicas impulsadas por el ministro Jorge Fernández Díaz, que incluyen la reforma de la Ley de Seguridad Privada. Para el responsable de la Guardia Civil, “es un hecho incuestionable” la madurez alcanzada por este sector, y lo sitúa como una pieza esencial para la protección de toda la sociedad.

– ¿Cuáles son los objetivos y prioridades que se ha marcado para la Dirección General de la Guardia Civil?

Como usted bien sabe, como Cuerpo de Seguridad del Estado, la Guardia Civil tiene la misión constitucional de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana. Este es el fin en el que se centran todos nuestros esfuerzos, procurando además hacerlo con la máxima eficiencia y situando permanentemente al ciudadano en el centro de nuestra actuación.

Además, la Guardia Civil juega un papel de vertebración estatal, que supone una prioridad y, sobre todo, un referente institucional.

– La sociedad española está expuesta a múltiples amenazas, que han evolucionado con los años (terrorismo internacional, ‘cibercrimen’, etc.). ¿Cuáles cree que son los principales peligros a los que tendrá que hacer frente el Estado en materia de seguridad?
Vivimos en la era de la globalización: las barreras se difuminan, las distancias se minimizan, las amenazas se internacionalizan y lo que pasa en otros países, próximos y no tan próximos, nos repercuten directamente.
No pretendo hacer un elenco de todas las amenazas que acechan a nuestro país, pero sí citaré alguna de ellas. Evidentemente, el terrorismo sigue constituyendo, hoy en día, la principal amenaza a nuestro Estado de Derecho, tanto en su vertiente nacional como en la internacional. La declaración de cese de actividades por parte de ETA no nos hace bajar la guardia a las instituciones garantes del libre ejercicio de derechos y libertades hasta que se produzca la desaparición total, con la entrega de las armas, de la banda terrorista. Por otra parte, el terrorismo yihadista internacional constituye una amenaza para la libre convivencia en todos los países del mundo. España ha sufrido duramente los dos, somos conscientes del dolor que producen y estamos trabajando en todos los frentes para evitar que se repitan este tipo de sucesos.
Dentro de las amenazas, hay que citar también el crimen organizado, en diversas configuraciones: el tráfico de seres humanos, el narcotráfico o el ‘cibercrimen’, son algunas de las formas en las que las grandes organizaciones criminales internacionales desarrollan su actividad ilícita.
También tiene cabida en esta rápida visión de riesgos y amenazas la inmigración ilegal, con el problema humanitario que genera en determinadas situaciones críticas. Si bien es cierto que en la actualidad los niveles han disminuido con respecto a los de hace cuatro años, sustancialmente en la generada por vía marítima, no es menos cierto que este descenso se ha producido en gran medida por la actuación adelantada de los resortes del Estado involucrados en los países de origen y de tránsito.

– ¿Cómo valora la actual Estrategia Española de Seguridad? ¿Qué aspectos considera que deberían ser objeto de cambio?
Una Estrategia Nacional de Seguridad se debe sustentar en una dimensión política lo más amplia posible y en la que el consenso sea un elemento aglutinador de primer orden que confiera estabilidad a tal marco de reflexión y trabajo.
Sin embargo, como usted recordará, la Estrategia Española de Seguridad aprobada por el anterior Gobierno en 2011, aun contando con algunos elementos de interés, adolece de ese imprescindible, diría yo, consenso político mayoritario. Ello hace que tanto su vertiente de incorporación de las distintas dimensiones de la seguridad, como del entronque entre administraciones y ciudadanía, sufra la merma derivada de esa falta de consenso. Consecuentemente, más que puntos objeto de cambio, lo que se va a propiciar es un modo distinto de conformar el esquema general del documento.

– El Gobierno ha separado dentro de la estructura del Ministerio del Interior la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, que antes estaban unificadas. ¿Qué implicaciones tiene la división de sendas direcciones generales, tanto desde el punto de vista estructural como del operativo?
La figura del director general único para ambos Cuerpos de Seguridad del Estado supuso posiblemente una duplicidad organizativa y funcional con la figura del secretario de Estado de Seguridad. La pretendida mejora de la coordinación entre ambas instituciones pudo no generar los efectos pretendidos, y por el contrario, originó no pocas disfunciones, como una probable ralentización en el proceso diario de la decisión.
Con la separación de ambas direcciones generales se ha mantenido el mando superior común, concentrado en la figura del secretario de Estado de Seguridad, pero diferenciando las estructuras directivas de dos instituciones seculares con idiosincrasias propias y naturalezas distintas. Con esta decisión se asegura la coordinación entre ambos Cuerpos, recuperando a la vez una agilidad muy necesaria. En definitiva, creo, que ambos Cuerpos policiales han recuperado su propia identidad, lo que no es poco.

– En la última década se han conseguido grandes avances en la colaboración entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Cómo va a fomentarse desde la Dirección General de la Guardia Civil el mantenimiento de esa relación?
La colaboración entre ambos Cuerpos estatales de seguridad es excelente y está garantizada. Evidentemente, pueden darse situaciones concretas en las que se produzcan redundancias o solapes en la actividad operativa; pero esta posibilidad es ínfima en comparación con el conjunto de la actividad desplegada por la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía.
Se ha conformado la Comisión Ejecutiva de Coordinación en el ámbito de la Secretaría de Estado de Seguridad, con la firme voluntad política de constituir un auténtico órgano estratégico de coordinación ejecutiva. A sus reuniones, convocadas de modo periódico y muy frecuente desde que el departamento se ha dotado de la actual estructura organizativa, también acuden los respectivos DAO (director adjunto operativo), por parte de la Guardia Civil, el teniente general director adjunto operativo, y le puedo asegurar que supone un marco privilegiado de puesta en común en el esfuerzo policial a nivel central.
Además de la participación de la Guardia Civil en la Comisión Ejecutiva de Coordinación, también existe una contribución óptima del Cuerpo en los distintos órganos sectoriales de colaboración constituidos al efecto, tanto en materia de lucha contraterrorista en el marco del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, como a través del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado o bien en el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas.
La apuesta decidida de la Guardia Civil por el uso compartido de las bases de datos de ambos Cuerpos o la creación de bases de datos conjuntas es otro de los instrumentos que demuestra este compromiso de la institución.

– De las líneas estratégicas de actuación que anunció el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su primera comparecencia en el Congreso ¿Cuáles atenderá con mayor profundidad la Guardia Civil?
Todas, como es natural. La comparecencia del ministro del Interior abordó de manera sistemática los ejes a través de los cuales el departamento que dirige va a afrontar los retos que se plantean en materia de seguridad. Todos y cada una de las líneas estratégicas definidas en sede parlamentaria constituyen prioridades para la Guardia Civil.
Antes me he referido a unos casos concretos: la lucha contra el terrorismo, contra el crimen organizado o la adopción de medidas que permitan el desarrollo de la inmigración por cauces legales. Pero no solo en estas medidas existe un compromiso total por parte de la Guardia Civil. La protección de los colectivos sociales más vulnerables debe ser destacada al coincidir plenamente su finalidad con el carácter benemérito de esta institución. Me estoy refiriendo a la salvaguarda de los intereses específicos de nuestros hijos, de nuestros mayores, así como de las mujeres que pueden ser objeto de la violencia en el entorno doméstico.
Por otra parte, el ministro se refirió a unos ejes a los que la Guardia Civil es especialmente sensible. Por virtud de las competencias específicas que asume el Cuerpo, la mejora de la seguridad vial se convierte en un objetivo de primer orden para el conjunto de la institución y, en particular, para los componentes de la Agrupación de Tráfico.
Es capital el despliegue capilar por todos y cada uno de los rincones de España, que facultan a la Guardia Civil para asumir como propia la lucha contra la reiteración delictiva, garantizando de este modo la seguridad ciudadana en el ámbito territorial en donde ejerce sus funciones tal y como dictamina la Ley Orgánica 2/86 [de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estrado]. La misma razón expuesta hace que esta institución participe, con especial responsabilidad, en las medidas que se están implementando para proporcionar seguridad a nuestro patrimonio histórico.
Por último, me gustaría añadir que la Guardia Civil no es ajena a una serie de ejes definidos por el ministro, que se pueden considerar de carácter transversal, y que van desde la racionalización de los medios disponibles, pasando por modernizar el sistema de seguridad, con lo que ello implica a unidades, servicios y procedimientos hasta llegar a fomentar la participación ciudadana y al acceso a la información pública.

– El ministro del Interior señaló como octavo eje estratégico para esta legislatura la racionalización de los medios disponibles y el uso eficiente de los recursos. ¿De qué forma llevará a cabo esta línea estratégica la Guardia Civil?
La situación económica en la que nos encontramos obliga a optimizar los recursos de los que disponen las distintas administraciones públicas para ofrecer un servicio de calidad al ciudadano. La seguridad pública no es un ámbito ajeno a esta sensibilidad.
Existen diversas medidas que ya se están poniendo en funcionamiento y que a buen seguro van a contribuir de una manera eficaz a racionalizar los medios disponibles. La primera de estas medidas consiste en propiciar la coordinación con otros actores involucrados en el sistema de seguridad. Anteriormente me he referido a las medidas de coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía, también se va a profundizar en este campo con las policías autonómicas y locales y, como no puede ser de otra manera, la seguridad privada. En general, todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deben alcanzar un alto grado de coordinación en beneficio del propio ciudadano.

– Precisamente dentro de las iniciativas para dar cumplimiento a ese eje entra la reforma de la Ley de Seguridad Privada. ¿Qué puede esperar ese sector de dicha reforma en lo que a su relación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se refiere?
Efectivamente, el ministro del Interior anunció en su comparecencia ante la Comisión de Interior de Congreso una próxima reforma de la Ley de Seguridad Privada. Esta cuestión es del máximo interés para la Guardia Civil, toda vez que el potencial de los servicios privados de seguridad debe ser aprovechado en beneficio del sistema estatal de seguridad. Ciertamente, la Ley de 1992 ha prestado un magnífico servicio al desarrollo de estos servicios y ha sido todo un ejemplo normativo en el ámbito europeo, pero ha llegado el momento de actualizarla y cambiar los enfoques en cuanto sea necesario.
Por eso en la Guardia Civil estamos trabajando ya en definir las líneas estratégicas que, a nuestro juicio, deben inspirar esta reforma, fundamentalmente delimitando de forma inequívoca el ámbito funcional de actuación de los servicios privados, regulando su prestación en la forma que más se favorezca la integración público-privada y mejorando en cuanto sea posible el conjunto de las capacidades de la Seguridad Privada. Posiblemente en este sentido sea pertinente diferenciar las funciones técnicas, como las inherentes a procesos de autorización, inspección o en su caso de sanción, de las derivadas del carácter complementario del sector privado en relación con el público en el esquema general de seguridad. No olvidemos que quienes tienen la última responsabilidad en materia de seguridad son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y, por lo tanto, reitero que su función será siempre complementaria a la de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y policías autonómicas.

– ¿Cuál es su visión particular del papel que desempeña el sector de la Seguridad Privada para la protección de la sociedad?
La globalización de las amenazas en el mundo actual ha provocado un aumento exponencial en la demanda de seguridad de todos los ámbitos. En este sentido, el Estado, que asume la competencia exclusiva en esta materia, debe utilizar todos los recursos a su alcance para satisfacer esa demanda; en el caso de España, tenemos la suerte de contar con unos excelentes servicios privados de seguridad. Es un hecho incuestionable la madurez alcanzada en materia de seguridad, tanto por usuarios como por proveedores de servicios, y puede afirmarse sin ningún género de duda que la seguridad de nuestra sociedad depende en una proporción estimable y creciente de la aportación efectuada desde el sector privado.

– La Guardia Civil aprobó en 2010 el “Programa Coopera” de colaboración entre la Seguridad Privada y la Benemérita. ¿Cómo valora usted los resultados que ha dejado hasta el momento esta iniciativa?
En 2006, la Guardia Civil, convencida de la importancia del sector, inició un Plan General de Colaboración con vistas a mejorar su relación con la Seguridad Privada. Este Plan generó notables avances, uno de los cuales fue la implantación en 2010 del “Programa Coopera”, que pretendía, aprovechando la experiencia adquirida, mejorar la interoperación con el sector. Este Plan ha sido pionero e innovador y ha servido para poner en práctica otros similares.
Mediante este programa se fijó un marco de relación con la Seguridad Privada basado en la mutua confianza, que ha conducido a un intercambio permanente de información tendente a satisfacer las necesidades de ambas partes.
Desde su puesta en marcha se han adherido 125 departamentos de Seguridad y 106 empresas y se han articulado los grupos de coordinación necesarios para agrupar aquellos sectores que tienen una problemática común. Estos grupos sectoriales se revelan como magníficos instrumentos para garantizar un intercambio fluido de la información y para generar los procedimientos de interoperación más convenientes, con la vista siempre puesta en el interés superior de la seguridad global.

– ¿En qué aspectos cree que debería potenciarse la colaboración de la Seguridad Privada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad?
Si bien cabe apreciar la Seguridad Privada como un todo, en la práctica, los distintos servicios prestados son por lo general independientes entre sí y responden, lógicamente, a intereses específicos. Todo ello obliga a establecer unas medidas de coordinación que garanticen la homogeneidad de estos servicios y la unificación de los procedimientos, lo cual impone una intervención más directa de los órganos estatales de coordinación. Más allá de esa coordinación, las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deberán establecer los procedimientos necesarios para integrar al máximo los servicios privados con los suyos propios, y así cumplir mejor la misión encomendada de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades.


El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa Díaz del Río
– La Seguridad Privada demanda que se considere al vigilante de seguridad como “agente de la autoridad”, al menos en algunos supuestos. Nos gustaría conocer cuál es su opinión al respecto y si cree que esta reivindicación se verá plasmada en la reforma de la Ley de Seguridad Privada.
La condición de “agente de la autoridad” va unida a la de funcionario público, y es evidente que el personal de Seguridad Privada no se encuentra en esta situación. Por otra parte, el carácter de “agente de la autoridad”, además de aumentar la protección jurídica, atribuye una mayor responsabilidad a quien lo ostenta, lo que viene a exigir sin duda una mayor formación.
Dicho esto, no hay duda de que cualquier profesional de la seguridad debe ver reforzada su autoridad y mejorada su protección jurídica. Basta pensar en la situación de los guardas particulares de campo, que desarrollan su función en parajes aislados y que han de actuar con frecuencia frente a auténticos delincuentes.

– ¿Cómo evalúa el nivel de formación de los profesionales de la Seguridad Privada? ¿Aboga usted por llevar a cabo acciones formativas conjuntas entre agentes de la Benemérita y profesionales de la Seguridad Privada?
La demanda de seguridad a la que antes hacía referencia exige una cada vez más alta cualificación del personal de Seguridad Privada. La variedad de funciones de un guarda de campo o de un vigilante de seguridad y la responsabilidad que contraen impone un nivel de formación y especialización sin duda mucho más elevado del que actualmente posee. En esta línea, también parece adecuado que un director de Seguridad, que ha de concebirse como un directivo de su empresa, debe contar con una formación muy superior a las 400 horas que actualmente se le exigen, posiblemente de rango universitario.
Por lo que se refiere a la Guardia Civil, el “Programa Coopera” contempla la posibilidad de que el personal de seguridad privada participe en cursos de formación organizados por la Guardia Civil, tanto en calidad de alumnos como en el papel de profesores. Recíprocamente, también nuestro personal está recibiendo formación desde distintos ámbitos del sector de la Seguridad Privada. Por tanto, no solo estamos abiertos a esa posibilidad sino que la consideramos del máximo interés. De hecho, son varias las acciones formativas que ya hemos llevado a cabo, especialmente en el campo de la protección de infraestructuras críticas, con cursillos de intervención operativa o de identificación y manejo de explosivos, dirigidos a vigilantes de seguridad.

– ¿Qué otro tipo de acciones llevará a cabo la Guardia Civil para hacer más fluida la colaboración del sector de la Seguridad Privada con la Benemérita a lo largo de esta legislatura?
En primer lugar, hemos mejorado la formación de nuestro personal, aumentando su conocimiento del sector. Así, en nuestros cursos de formación, perfeccionamiento y especialización, se incluyen materias del ámbito de los servicios privados de seguridad, convencidos de que el mejor conocimiento mutuo redundará en beneficio de la confianza.
Por otra parte, seguimos profundizando en las vías de comunicación abiertas en el marco del “Programa Coopera” para intentar extenderlas a otros campos de la Seguridad Privada, de una forma discreta, pero constante, con el pleno convencimiento de que el camino emprendido hacia la mutua colaboración no tiene retorno.
En definitiva, tenemos la obligación de sumar todos los esfuerzos a nuestro alcance, tanto humanos como materiales, para poder ofrecer la mayor seguridad posible a los ciudadanos, para que puedan ejercer libremente sus derechos y libertades, que es nuestra obligación.


fuente © 2005 Editorial Borrmart –

UN PASO MÁS DEL DIRECTOR DE SEGURIDAD Del olvido al elogio hay un trecho que los directores de Seguridad

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.

EDITORIAL
 Adquirir este número de Seguritecnia  Imprimir artículo
UN PASO MÁS DEL DIRECTOR DE SEGURIDAD
Del olvido al elogio hay un trecho que los directores de Seguridad han recorrido con afán desde que hace dos décadas se aprobara la Ley de Seguridad Privada. Su denuedo por alcanzar un reconocimiento merecido les ha permitido pasar de la inadvertencia de los legisladores en 1992 a estar considerados por la Administración como colaboradores imprescindibles para proteger a la sociedad. Son los extremos de los que ha pasado esta figura profesional, que ahora se encuentra con la posibilidad de avanzar un paso más gracias a la reforma de la norma que regula el sector.

El IV Congreso Profesional de Directores de Seguridad, que se organiza en Madrid el 7 de junio, será un escenario propicio para dar forma a las demandas de este colectivo y, posteriormente, hacérselas llegar a las autoridades del Ministerio del Interior con el objeto de que las tome en cuenta para redactar el texto legal. Este encuentro, propiciado por Seguritecnia e impulsado por las asociaciones ADSI, AEDS y ASIS-España, vuelve a celebrarse tres años después con un programa en el que se analizarán propuestas para un nuevo escenario normativo, las tendencias del departamento de Seguridad y las funciones de sus responsables.

El evento será un altavoz al que la revista Seguritecnia quiere añadir más potencia con la elaboración del informe “Perspectivas sobre un nuevo escenario para el director de Seguridad”. Este estudio, para el que se ha contado con la colaboración de más de 250 profesionales de esta área, permite obtener una visión generalizada de las expectativas en torno a varios de los temas que se tratarán en la cita.

De sus conclusiones se extrae el deseo por parte de esos responsables de que la formación con la que se accede a su profesión adquiera una mayor categoría, y sostienen que el grado universitario es la vía adecuada para conseguirlo. La reforma de la Ley debería contemplar esta aspiración, que responde a la necesidad de contar con profesionales capacitados para gestionar las múltiples disciplinas que engloba su función dentro de las organizaciones. Entre ellas, la protección de las tecnologías de la información y las comunicaciones, que cada vez cobra mayor fuerza dentro de las corporaciones. Por ello, también sería positivo que los planes formativos ahondaran en esta especialidad para afrontar con garantías los riesgos procedentes del ‘ciberespacio’, considerados uno de los mayores retos para la seguridad nacional.

La externalización es otro de los temas que más preocupan a los directores de Seguridad, que cuestionan esta posibilidad por considerar que a través de ella la gestión no llega a los niveles que proporciona un departamento interno. La Ley de Seguridad Privada vigente no se pronuncia al respecto, por lo que la reforma debería atender esta cuestión y plantear las condiciones en las que una empresa puede solicitar a un proveedor dicho servicio, analizando en profundidad los beneficios y perjuicios de esta opción. Asimismo, la futura disposición debería incidir en la creación de un mayor número de departamentos de Seguridad con la vista puesta en aquellas organizaciones que en la actualidad carecen de él, a pesar de estar expuestas a elevados niveles de riesgo.

Es el momento de que los propios protagonistas participen en la configuración de su futuro aportando propuestas que contribuyan a la mejora de su profesión y, por ende, de la protección de las entidades. La responsabilidad que han asumido a lo largo del trayecto que comenzó hace veinte años así se lo exige.


DÍA DE LA SEGURIDAD PRIVADA EN LA COMUNIDAD DE MADRID El día 29 de abril de 2009 se celebró la primera edición del día de la seguridad privada en la Comunidad de Madrid en el Hotel Auditorium

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.

martes, 21 de julio de 2009


DÍA DE LA SEGURIDAD PRIVADA EN LA COMUNIDAD DE MADRID

El día 29 de abril de 2009 se celebró la primera edición del día de la seguridad privada en la Comunidad de Madrid en el Hotel Auditorium. Se desarrolló en un ambiente festivo de reconocimiento a todos los hombres y mujer pertenecientes a las diferentes empresas de seguridad que desempeñan su labor en la Comunidad de Madrid, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
El reconocimiento a la labor diaria fue a título individual con menciones honoríficas categoría tipo «A» o tipo «B», tanto a Directores de Seguridad, Jefes de Seguridad, Detectives Privados, Escoltas Privados y Vigilantes de Seguridad, a continuación mencionamos a cada uno de ellos:
Los Galardonados
MENCIONES HONORÍFICAS CATEGORÍA “A”. Vigilantes de Seguridad: Juan José González Ramos, José Luis Navarro Duarte (Loomis Spain), Antonia Moreno Ortega, Carlos Sastre Pinel, (Prosegur) Pablo San Juan Pérez, Raúl García Rodríguez, (Securitas).
MENCIONES HONORÍFICAS CATEGORÍA “B” DIRECTORES DE SEGURIDAD: Sergio Cerezal Garrido (Grupo Norte), Javier García Martínez (La Vaguada) José Manuel López Redondo (La Moraleja), Javier Pumares Puerta (Correos Y Telegrafos). JEFES DE SEGURIDAD: Manuel Ángel Corzo Jiménez (Securitas) Pedro Escolástico Jiménez Santos( Prosegur), Rafael Ortega Cañete (Seguridad Integral Madrileña). DETECTIVES PRIVADOS: Gonzalo Álvarez Álvarez, Francisca Cáceres González, Agustín Cerezo Cazorla, Rafael Guerrero Maroto, Ignacio López del Monte, Antonio Marín Lozano, Vicente Mateos Muñoz, José Pimentel Moralo, Agustín Ruiz Ventura. ESCOLTAS PRIVADOSEulen: Miguel Ángel Ruiz Baena. Prosegur: Juan Carlos de Pablo Suils, José Luis Elorza Dévora, José Antonio Martín García, Santiago Mateos Oliva, Alejandro Pareja Contrera, José Andrés Muñoz Baltés, Juan Carlos Gonzalez Hernandez, Pedro Ángel Salguero Chamizo. Salco: Juan Carlos Jiménez Muñoz.Securitas: José Carlos Rojo Benitez. Segur Ibérica: Miguel Ángel Guerra Romero. Vinsa: Miguel Ángel Gómez Martín, Luis Salcedo Rodríguez. Miguel Antonio Sastre Pinel. Juan José Velardiez Sánchez. VIGILANTES DE SEGURIDADSecuritas Seguridad España: Genaro Acevedo Blanco, Benito Agis, Melóndon José Carlos Almazán Moro, Mario Almenara Becerra, Francisco Javier Ayllón Julián, Manuel Barranco Fernández, Victor Manuel Bernal Hernández, Ángel Berrocal Arjona, José Valentín Blanco Cabillas, José Manuel Blanco Sánchez-Manjavacas, Sonia Blasco Gil, Mihai Daniel Bloos, María Isabel Bover Macho, Alejandro Elbio Campos Rodríguez, Ángel Luciano Castillo Sánchez, Mihaela Laura Ciulica, Valentín Corrada Ordoñez, Gema de Pablo Barbero, Ignacio Damián Fajardo Adán, Juan Fernández Flores, Domingo Fernández García, Tomás Fernández Moreno, Juan Antonio Fernández Nuñez, Inocente Ferrera Huertas, Cesar Carlos Frías Catalina, Sandra García Acerete, Lucía García Esquinas, Víctor Alejandro García Fernández, Mariano García Lozano, José Manuel García Roa, Fernando García Santos, Dulce Nombre de María Garrido Fernández, Sebastián Garrido Muñoz, Osvaldo Gómez Rivero, Mª. Elena González Lozano, Juan Jesús González Serrano, José Manuel Goyoaga Martín, José María Hernández Ortiz, Mariana Ilicea, María Esther Juarez Seijo, María Del Rosario López Bellón, Luis Enrique López Morales, Alfonso Jesús López-Damas Díaz, Marcial Loureiro Isabel, Ángel Lozano Pío, Antonio Maestro García-Rubio, Mario Maqueda Moreno, Juan Carlos Martínez da Silva, Juan Carlos Mateos Becerril, José Millán Núñez, Sergio Molina Aguilar, Rut Navarro Aguado, José Palomo Santos, Mario Pardeiro Rodríguez, Lidia Pastor Pérez, Andrés Peñalver Holgueras, Pedro Peñaranda Domínguez, David Pérez Martín, Natán Pérez Sola, José Luis Pino Rodríguez, Silvia Quevedo Peñaranda, Javier Riesco González, José María Sánchez García, José Antonio Sánchez Gil, Francisco de Asís Siles Pérez, Francisco Javier Tenorio Sánchez Escalonilla, Irene Vega González, Lucas Ernesto Velezmoro Herrera, Andrés Zarco Segovia.Prosegur: Raul Ampuero Rojo, Alberto Barrero Toledo, José Felipe Benito Méndez, Ángel Berrocal Andújar, Juan José Bodas Torrejón, Dionny Enrique Brito Brito, Juan Manuel Canal Hernández, Jesús Carbonero Lago, Benito Carmona Huertasdon Fernando Castillo Gurupegui, José Antonio del Pino Fernández, Gema Durán Labrador, Francisco Javier Gala García, Antonio Gallardo Romero, José Manuel García Álvarez, Jesús García Maldonado, Antonio García Robledo, Alberto Gijón Pérez, Mauricio Gómez López, Jesús Gómez Torrego, Fernando González Gata, José Andrés González Vieytez, Raúl Gutiérrez Mayor, Martín Hermoso Benavent, Pedro Hermoso Merchán, Saturnino Herrera Carretero, Lino Izquierdo Rodríguez, José Ramón López Estero, Antonio López Rivera, José Manuel Lucendo Solís, Miguel Ángel Martín Campillejo, Antonio Martínez Callejo, Joaquín Martínez García, Gemma Martínez Pacheco, Aitor Mateos Martín, Jaime Miguel Tabero, Eusebio Mora Díaz, Bernardino Nieto López, Adolfo Organista Contreras, Juan Carlos Pastor Ruíz, Carlos Perandones Serrano, Román Pérez Cruz, Ionel Catalin Petru, Juan Manuel Prieto Cruz, Sinforiano Río Moreno, Juan Manuel Rodríguez Martínez, Gregorio Sánchez Flor, Damián Sánchez Herrera, Teófilo Santillán San Segundo, Daniel Vaquerín Fraile, Manuel Verjano Cuéllar. Segur Ibérica: Roberto Alcalde Moreno, Paloma del Carmen Arenas Cifuentes, José Antonio Asensio Mera, José Luis Cárdenas Navas, José Cayuela Lunar, José Isidro Díaz Muñoz, María del Carmen Fernández Testa, Jacinto Frades Marín, Luis Francisco Franco González, Ángel Gómez Barrantes, Ricardo González Pérez, Mª del Carmen Gude Navarro, David López Villalba, Manuel Martínez Cristóbal, Emilio Mateo Navarrete, Antonio Víctor Muñoz Rueda, Luis Enrique Nogales Casado, Juan Carlos Pasos Postigo, Antonio Prados Serrano, Juan José Pumar García, Constantino Robla Gutiérrez, Sebastián Rojas Palma, Ángel Sánchez Rodríguez, Cornelia Stan. Vinsa: Luís Antonio Aramendia de La Fuente, Miguel Ángel BaRrena Zubiarrain, Enrique Ramón Catalán Parreño, Javier Del Valle Izquierdo, Fernando Escribano López, Francisco García Calvo, Juan Carlos Lechón Álvarez, José Antonio López Hernando, Félix Moya Novoa, Natalia Ortíz Rodríguez, Juan Pérez Amezua, Ángel Pérez Picorelli, Antonio Terán González, Andrés Trueba Morales, Mª Sonia Vázquez Yañez.Seguriber: Manuel Álvarez Regueiro, María José Barriga Jorge, Pedro Isidro Beceiro Martínez, Juan Carlos Fernández Montero, Julián Fernández Vázquez, David López García, Eduardo Marful Novo, Enrique Martínez Raya, Santiago Monreal Hurtado, Raúl Monterde Guillermo, Juan Jose Paris Nalda, Ramón Paredes Redondo, José Antonio Rosas Sánchez, Roberto Enrique Talens Sanz, José Vigara Hernández. Falcon: Manuel José Amaro Piñel, Manuel Bazaga Frieben, Francisco del Castillo Caballero, Javier Fernández Poveda, Alberto García Zazo, José Luis Hita Martínez, Vanesa Lara Malpartida, Luis Alfonso Moreno Camacho, Antonio Otero Gil, César Álvaro Romero Alvarado, José Antonio Sánchez Fernández, Luis Miguel Somolinos García. Casesa: Eva María Almoguera Rubín de Celix, María Reyes Carrasco Sayago, Antonio Doblado Mejia, Julio Lorenzana Fidalgo, Emilio Nistal Martín de Serranos, José Alberto Ondiviela López, Álvaro Polo Rivas, Mario Reverter Jiménez, José Enrique Rodríguez Ramos, Adriana Rusu, Juan Javier Sánchez Quintana. Eulen: Eloy Almazán Pastor, Lucía María Arranz Caso, Estéban Bravo Fernández, Joaquín Calvo Piñán, Juan José Castaños Porteros, Jerónimo Díaz-Alejo Corrales, Juan González Jiménez, Juan Luis Morón Blandín, Raúl Orovio Naranjo, Fernando Quintana Camacho. Seguridad L.P.M: Francisco Javier Arminio Pradillo, David Santiago Canorea Fernández de Los Muros, Benito Guerrero Delgado, José Manuel Hermelo Flores, Jose Isardo Hellin, Rafael Márquez Pinilla, José Antonio Serrano Vadillo, Luis Lucas Velázquez Pla, Francisco Ramón Zanfaño García. Alerta y Control: Luis Miguel Garrido Gómez, Ernesto Gil Martín, Jaime González López, Carlos María Hernando González, Modesto Martín Díaz, María Natividad Otero Santiago, Juan Carlos Quintana Moreno, Juan Carlos Tejedor Castillo, Juan Manuel Torre Galán. Esabe Vigilancia: Francisco Javier Juvera Guerrero, Juan Antonio Oliva Lagartera, Norberto Platón Cáceres, Soraya Ríos Jiménez, Néstor Rodríguez Martín, César Emilio Salgado Ruiz. Segurisa : José Luis Chaves Rubio, Amador Olivares Martínez, Antonio Sáez Vázquez, Benito Sierra Pareja, Pablo Tenorio Hernández. Loomis: Felipe Díaz Rastrojo, Luis Domínguez González, Moises Monje Ferrero, Francisco Rojas Torres, Carlos Valencia Lobón. Diamond Seguridad: José Javier García Cañas, Félix Gómez Sánchez, Ignacio Martín Macías, Julio Miguel Serrano González.. Seguma: Jesús Fernández García, Vladimir Ramón Francisco Sequera, Carlos Huerta Ramos. Urbisegur: Francisco Javier de Francisco Martín, Martín García Franco, Narciso Pozo Manchado. Grupo Norte: José Luis Carmona Corral, Miguel Angel del Blanco Pajares. Salco: Juan Pedro Cuarto Granado, Carlos Redondo García. Europea de Servicios de Vigilancia, S.L: María Ángeles Guerrero García, Ángel Sánchez Rodríguez. Colavoro: Rafael José González Guarido. Viten Seguridad: José Alberto Trapote Álvarez. Segursa 2000: Jesús Miguel Cobeño Gámez. Mega 2: José Ramón Ferrer Luciañez

La Asociación Española de Directores de Seguridad Nexum, en escrito, dirigido al Ministro de Fomento, propone que las funciones que el Real Decreto 1566/1999, de 8 de octubre

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.

La Asociación Española de Directores de Seguridad Nexum, en escrito, dirigido al
Ministro de Fomento,  propone que las funciones que el Real Decreto
1566/1999, de 8 de octubre, otorga a los consejeros de seguridad, sean
asumidas por los directores de seguridad contemplados en el Reglamento
de Seguridad Privada, aprobado por Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre,
previa acreditación de haber recibido la formación regulada en el anexo al Real
Decreto 1566/1999, y de haber superado las pruebas correspondientes.
En relación con dicho asunto, esta Secretaría General Técnica expone lo siguiente:
Los directores de seguridad que contempla el artículo 52.2 del RSP como una
especialidad de los jefes de seguridad,  a efectos de habilitación y formación,
ejercerán sus funciones en entidades, empresas o grupos empresariales que no son
empresas de seguridad.

En este sentido, efectivamente, en las empresas dedicadas a la producción,
almacenamiento, transporte, etc. de mercancías peligrosas existirá,
obligatoriamente en los supuestos regulados en el artículo 96.2 del RSP, un director
de seguridad, y facultativamente cuando no se den tales circunstancias.
Ahora bien, la existencia -obligatoria o facultativa- de un director de seguridad en
una empresa dedicada al transporte de  mercancías peligrosas ¿puede suplir por
asunción de sus funciones a la del consejero de seguridad regulado en el Real
Decreto 1566/1999?

La respuesta a tal cuestión exige una análisis detallado de una y otra figura.
En primer lugar, debe analizarse en qué supuestos está prevista la existencia
obligatoria de ambos tipos de personal:
• los  consejeros de seguridad deben existir en todas las empresas que
realicen transportes de  mercancías  peligrosas por carretera, ferrocarril o
por vía navegable, así como en las que efectúen operaciones de carga y
descarga de dichas mercancías, salvo en los supuestos exentos previstos en
el artículo 3 del Real Decreto 1566/1999 (transportes efectuados por o bajo
la responsabilidad de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil y empresas
cuyas actividades de transporte estén por debajo de los límites establecidos
en el ADR).
• los directores de seguridad existirán siempre que, por disposición general o
decisión gubernativa, deba contar  la empresa o establecimiento con un
departamento de seguridad; cuando tal empresa cuente con veinticinco o
más vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo, y su duración
prevista supere un año; o cuando lo disponga la autoridad policial o
gubernativa competente en atención a las concretas circunstancias. Fuera de
estos supuestos, la existencia de directores de seguridad es facultativa para
la empresa o establecimiento.
Surge aquí, por tanto, la primera cuestión controvertida: es posible que la empresa
dedicada al transporte de mercancías peligrosas no se encuentre en ninguno de los
supuestos anteriores y, en consecuencia, no esté obligada a disponer de un director
de seguridad, ni lo haya contratado facultativamente; sin embargo, y salvo que se
dé alguna de las exenciones contempladas en el artículo 3 del Real Decreto
1566/1999, como norma general, dicha  empresa sí tendrá que contar
obligatoriamente con un consejero de seguridad. En segundo lugar, y con respecto a la habilitación y formación de ambas categorías de personal, cabe señalar que en los dos casos se establece una formación reglada para el desempeño de sus funciones y  una credencial (tarjeta de identidad 
profesional, en un caso, y certificado en otro) que acredita su condición.
Ello no obstante, y con respecto a la formación, hay que tener en cuenta que los
conocimientos que se exigen a los directores de seguridad se mueven, lógicamente,
en el ámbito de la normativa general y  específica sobre Seguridad privada y, en
general, en todas las actividades relacionadas con la misma y con los cometidos
propios de su especialidad (seguridad física y electrónica; seguridad de personas,
operativa y patrimonial; seguridad informática y en entidades de crédito; y
funcionamiento de los departamentos de seguridad).

Por el contrario, los conocimientos que deben acreditar los consejeros de seguridad 
se encuadran específicamente en el marco del transporte, carga y descarga de las
mercancías peligrosas (medidas de prevención y seguridad; clasificación de
mercancías peligrosas; condiciones generales de embalaje; etiquetas e indicaciones
de peligro; señalización y etiquetado; modo de envío; transportes de pasajeros;
prohibiciones; manipulación; limpieza; vertidos; material de transporte, etc.).
Se plantea, pues, una segunda cuestión a analizar. Aún admitiendo la posibilidad de
que los directores de seguridad contemplados en la normativa de seguridad privada
realizaran un curso y unas pruebas sobre dichas materias específicas, el certificado
obtenido sólo tendría aplicación práctica si fuesen a desempeñar funciones
relacionadas con las mismas, careciendo de toda utilidad en otros ámbitos
laborales. Por ello, teniendo en cuenta, la especificidad de la materia y su amplitud,
la admisión de tal posibilidad daría lugar, en la práctica, a la creación de una
especialidad de los directores de seguridad -que ya en  sí mismos son una
especialidad-, similar a la de los vigilantes de explosivos en cuanto especialidad de
los vigilantes de seguridad. Dicha opción, que lógicamente podrá contemplarse si se
estimase oportuno mediante las correspondientes reformas normativas, supondría
la modificación del sistema vigente de formación y habilitación de los directores de
seguridad contemplado en el artículo 63.2 del RSP y en el anexo 4 de la Orden de 7
de julio de 1995.

Todo lo anterior nos lleva al análisis de  la  naturaleza  misma  de  cada  una  de  las
categorías de personal. No cabe duda que las funciones que están llamadas a desempeñar cualesquiera 
clases de personal de seguridad en el ámbito privado, repercuten, directa o
indirectamente, en la seguridad pública, entendida ésta como el conjunto de
actuaciones encaminadas a asegurar la convivencia ciudadana, a erradicar la
violencia, a propiciar la utilización pacífica de las vías y espacios públicos, y a la
prevención de delitos y faltas.

Así, en la medida en que tales finalidades se consigan en ámbitos privados, se
estará contribuyendo indirectamente a  la consecución de una mayor seguridad
pública.
Ahora bien, mientras que tal efecto es claro en el caso de los directores de
seguridad, no sólo por las tareas que la vigente normativa de seguridad privada les
atribuye, sino también por su especial condición de auxiliares y colaboradores de
las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, resulta menos evidente en el caso de los
consejeros de seguridad. Ciertamente, aunque las funciones que realizan en
relación con la seguridad del transporte de mercancías peligrosas, pueden tener
repercusiones en el ámbito de la seguridad ciudadana, fundamentalmente en caso de accidentes, no puede deducirse claramente que tales funciones o servicios
tengan un carácter complementario o subordinado respecto a los de la seguridad
pública en el mismo plano que los contemplados en la LSP y sus normas de
desarrollo, con arreglo a las cuales los servicios de seguridad privada comprendidos
en su ámbito de aplicación forman parte del núcleo esencial de la competencia
exclusiva en materia de seguridad pública atribuida al Estado por el artículo
149.1.29ª de la Constitución.
Por tanto, no parece que pueda atribuirse tal condición a los servicios que prestan
los consejeros de seguridad, cuyas funciones giran en torno al conocimiento de los
riesgos inherentes al transporte de mercancías peligrosas, de las disposiciones
legales, reglamentarias y administrativas relativas a las distintas modalidades de
transporte, así como a la comprobación de los procedimientos y prácticas
relacionados con las actividades implicadas.
Por otra parte, debe tenerse en cuenta que una cosa es la seguridad en la empresa
en  cuanto  inmueble  y  conjunto  de  personas que prestan servicios en ella, cuya
dirección y gestión corresponde a los directores de seguridad (seguridad personal,
física, electrónica, informática, etc.) y otra distinta es la actividad que realiza la
empresa, en este caso el transporte de mercancías peligrosas, cuya seguridad es la
que se encomienda a los consejeros de seguridad (asesoramiento, prevención de
riesgos, partes de accidentes, comprobación de mercancías, embalajes, materiales,
etc.). De ahí que en el primer caso el control de las actividades que se realicen sea
competencia del Ministerio del Interior,  mientras que en el segundo lo es del
Ministerio de Fomento.

En definitiva, cabe concluir que la especificidad de las funciones atribuidas a los
consejeros de seguridad, así como el ámbito en que las mismas se desarrollan,
unido a la necesidad de una formación específica y cualificada en materias muy
concretas, que exceden del contenido genérico del concepto de seguridad privada
en cuanto corolario de la seguridad pública, son factores que aconsejan que los
consejeros de seguridad sigan desempeñando sus funciones en las condiciones y
con los requisitos establecidos en el Real Decreto 1566/1999, con total
independencia de las funciones encomendadas a los directores de seguridad que,
en su caso, presten servicios en la misma empresa, y sin que ello deba implicar en
modo alguno dilución o duplicidad de responsabilidades, puesto que las tareas
encomendadas a unos y otros, aún pudiendo ser coincidentes en determinados
contenidos, se desarrollan en ámbitos sustancialmente diferentes.
Lo anterior no obsta, sin embargo, para que una misma persona pueda obtener
habilitación como director de seguridad y también como consejero de seguridad,
con independencia de que ejerza sólo  una de dichas profesiones o ambas,
simultánea o sucesivamente, siempre y cuando ello sea posible de acuerdo con el
régimen de incompatibilidades aplicable.

A este respecto, y por lo que se refiere a los directores de seguridad, el artículo 70
del RSP, en su apartado 2 in fine, establece que «tampoco podrá compatibilizar sus
funciones el personal de seguridad privada, salvo los jefes de seguridad, con el
ejercicio de cualquier otra actividad dentro de la empresa en que se realicen sus
servicios».
En principio, y aun cuando el precepto excluye únicamente a los jefes de seguridad,
tal salvedad, dadas las similitudes que existen entre éstos y los directores de
seguridad, podría ser igualmente de aplicación a estos últimos. Efectivamente, el
artículo 117 RSP establece que los directores de seguridad ejercerán las funciones
atribuidas a los jefes de seguridad con dos excepciones: el control de la formación permanente del personal de  seguridad de ellos dependiente y la dirección de los
ejercicios de tiro de dicho personal. Por lo demás, la diferencia fundamental entre
unos y otros es que los jefes de seguridad desempeñan sus funciones en empresas
de seguridad, mientras que los directores de seguridad las ejercen en entidades,
empresas, establecimientos, etc. que no son empresas de seguridad.
Por tanto, si les fuera de aplicación a los directores de seguridad, por analogía o
extensión, la salvedad prevista para los jefes de seguridad en el artículo 70.2 del
RSP, podrían aquéllos compatibilizar, dentro de la misma empresa, sus funciones
como director de seguridad con las propias de los consejeros de seguridad, siempre
y cuando cuenten con ambas habilitaciones y ello sea posible en función de las condiciones laborales