Archivo por días: 17 julio, 2012

Entrevista a Enrique Martínez, director del Inteco: “Nuestras políticas públicas en un sector de futuro atraen las empresas a León” Miércoles, 08 de Junio de 2011

Entrevista a Enrique Martínez, director del Inteco: “Nuestras políticas públicas en un sector de futuro atraen las empresas a León”
Miércoles, 08 de Junio de 2011 11:26
El responsable del Inteco cree que una vez consolidado el Instituto, las empresas deben colaborar en proyectos para generar nuevas vías de negocio.

El Inteco cumple dos años.¿Qué valoración realiza del camino recorrido en es esta etapa inicial?

Yo creo que es positiva. Arrancó con las dificultades propias de un proyecto que no existía y en este tiempo hemos logrado cumplir con los objetivos que teníamos: en primer lugar ejecutar las políticas públicas del Plan Avanza, creo que con muchísima solvencia, y el segundo, el atraer aquí industria dedicada  a las mismas áreas en las que estamos especializados.


¿Cómo desarrolla la función tractora del sector empresarial TIC?

No queremos traer cualquier empresa, si no aquellas que son líderes en las especialidades sobre las que trabajamos, calidad, accesibilidad y seguridad. Sobre la base hemos atraído a un conjunto de empresas donde figuran los más relevantes en seguridad de nuestro país como Indra, Telvent, GMV, S21sec, Secureware, o Interligare;  en calidad de software está HP con Mercury y vamos a traer dentro de muy poco de la mano de GMV otra iniciativa potente; y  en accesibilidad de software hay un conjunto de empresas y d instituciones que están con nosotros en el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad de San Andrés del Rabanedo. En resumen, en las tres áreas tenemos un conjunto de empresas potente.  En empleo tenemos en  la ejecución de políticas propias unas 120 personas contratadas las que hay que sumar más de 500 personas ligadas a proyectos de empresas. En total, hemos logrado en un corto espacio de tiempo generar empleo para unas 640 personas de las cuales unas 400 son ingenieros.

¿En qué experiencias ha basado el Inteco su proyecto?¿El modelo desarrollado es ya referencia internacional?

Más que una referencia internacional, que modestamente también lo somos en algunas cosas, el Inteco es un modelo propio. Lo que había funcionado en países donde hay más tradición emprendedora en las universidades son las spin off.  Nosotros hemos seguido un modelo totalmente distinto, como es traer competencias públicas de referencia en seguridad, calidad y accesibilidad a un sitio donde no había grandes cosas, porque eran iniciativas con muchísimo futuro. Cuando hay 22 millones de de personas en Internet ya en nuestro país, y teniendo en cuenta que el volumen de personas y de uso va a ir a más, las necesidades de seguridad van a crecer exponencialmente. Cogimos esta área porque no había nadie en España dedicado al mundo de la seguridad desde el punto de vista público. El modelo era traer las competencias públicas, referencialas nacionalmente a través de políticas desarrolladas aquí,  en áreas con mucho futuro en las que no haya nadie. Y además,  crecer tan deprisa que la posición de liderazgo sea indiscutible. Sobre esta base, metemos formación y atraemos a las empresas especializadas en el sector a una ciudad como León donde se vive muy bien. Este fue nuestro modelo y ha funcionado.


¿Cuál es el modelo de realización con las empresas que colaboran con el Inteco?

Las empresas vienen atraídas por la referencia que suponemos en las políticas públicas que desarrollamos. Es más cómodo estar en un sitio que la gente identifica con tu negocio. Y además aportamos la formación de profesionales del sector. AL final, donde está la gente, vienen las empresas.


¿El sector TIC continúa demandando profesionales?

Sí. Nosotros tenemos estudios que demuestran que hay déficits muy grandes y que las empresas tienen que traer gente de otros países porque aquí no hay.

¿El Inteco tiene algún tipo de conexión con la Universidad?

Sí. Para los cursos que organizamos tenemos acuerdos con la Universidad de León para que tengan títulos con reconocimiento universitario. Y ahora mismo estamos trabajando en tener una relación más intensa porque hay áreas de investigación donde podemos colaborar.


¿Qué más iniciativas están en cartera?

Estamos lanzando la Oficina de Seguridad del Internauta, hemos creado una red de sensores nueva, herramientas nuevas de análisis, en resumen,  seguir avanzando en el carril e las políticas públicas sobre las que tenemos competencias, continuar la formación, y empezar a relacionar mediante proyectos a las empresas que están aquí.


¿A modo de cluster tecnológico?

Es que somos un cluster. La diferencia entre un polígono industrial y un cluster es que hay alguien que dinamiza. Y nosotros somos esa entidad que dinamiza. Una vez  que están atraídas las empresas de seguridad –están casi todas las más relevantes-, todavía nos queda mucho por incorporar, otras cinco o seis empresas e n las otras áreas.  Y después, empezar a trabajar juntas para generar líneas de negocio desde aquí.

¿Qué nuevas expectativas de empleo cabe generar?

Nuestro objetivo no son los números. Esto es un proceso. Es una buena idea bien definida, que ha demostrado que tiene recorrido, que estamos en el camino correcto y, finalmente, ¿cuántos seamos?: Todos los que podamos, que siempre serán menos de los que León merece, pero no tenemos establecido un objetivo numérico.  EL objetivo es tener más empresas que sean capaces de generar más líneas de negocio,  ser nosotros cada vez mejores en el área de seguridad,  más incontestables como referencia, generar más innovación, ser capaces de generar la innovación de los demás. Cuando haces las cosas bien, y eres relevante para tu mercado, las necesidades de contratar genere vienen solas.


¿El Inteco se plantea tener presencia fuera de León?

Como Instituto Nacional damos servicio al país y por ahora no hay ningún planteamiento en ese sentido.

¿Cómo ve el sector TIC de la Comunidad?
Cuando vinimos encontramos gente magnífica, con muy buenas iniciativas y con enorme potencial. Yo creo que al sector local le hemos venido bien y ha crecido con nosotros. Desde el principio hemos sido muy respetuosos con lo que hay.  No hemos venido a competir con lo que hay sino a traer cosas nuevas. Hay gente muy buena que yo creo que se ha beneficiado de nuestra presencia aquí y desde el principio hemos tenido mucha relación con ellos, tanto en León, como en la Comunidad a través de Aetical. Hemos tenido bastantes reuniones para analizar la estrategia de cómo aterrizar aquí a grandes empresas, qué relación tiene que haber con el tejido local,  qué forma de proceder debíamos tener para que todos se beneficiaran y crezca el sector.


¿Y cómo usuarias, las empresas tienen mucho que avanzar?

Según los indicadores España está bien en infraestructuras y mas en usos. Un 80 por ciento del país puede acceder a ADSL ¿Hay un 80 por ciento de empresas que tengan página web? NO. LA Administración tiene que hacer ahora énfasis en nuevos elementos tractores que potencien el uso de las nuevas tecnologías.

ENTREVISTA A ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIA “El director de Seguridad es una figura cada día más necesaria en el mundo de la distribución”

ENTREVISTAS
Adquirir este número de Seguritecnia Imprimir artículo

ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIAENTREVISTA A ÁLVARO MARTÍN YUGUERO, DIRECTOR DE SEGURIDAD DEL GRUPO DIA

“El director de Seguridad es una figura cada día más necesaria en el mundo de la distribución”

La capacidad para aportar constantemente ideas positivas es una de las virtudes que definen a Álvaro Martín Yuguero, director de Seguridad del Grupo DIA, una de las cadenas de distribución más importantes del mundo. A lo largo de su carrera, este profesional ha tratado de ofrecer una perspectiva diferente de la gestión de la Seguridad, enfocándola no solo como una necesidad para proteger el negocio sino como una vía integradora de otras políticas de empresa, como son la responsabilidad social corporativa, la calidad y el buen gobierno de la compañía.
Muestra de ello es la perspectiva con la que realiza su trabajo, que se centra principalmente en las personas. Y es que para Martín Yuguero incluso los delitos más habituales que se cometen contra las cadenas de distribución, los robos y los hurtos, son “ante todo un problema humano”. Para tratar de resolverlo, aporta su experiencia e iniciativas a través de los principales foros del sector, desde la asociación de la que es presidente, ASIS International España, y, por supuesto, mediante su actividad diaria en Grupo DIA.
Por Laura Borredá
– ¿Cuál es la estrategia de Seguridad que sigue el Grupo DIA?
Como si se tratara de otra más de las prestaciones que ofrece la compañía a sus clientes, el Grupo DIA desarrolla una importante y continua labor para mejorar los diferentes servicios relacionados con la seguridad en sus tiendas.
La empresa es consciente de la necesidad de ofrecer tanto a sus clientes como a sus empleados la confianza de contar con un entorno seguro en el que desarrollar su trabajo o realizar sus compras. Por ello, los equipos de seguridad del Grupo DIA trabajan activamente en la instalación de las mejores soluciones en esta materia en todos sus establecimientos y centros de trabajo.
La gestión de la seguridad es un elemento integrador de la política de responsabilidad social empresarial del Grupo DIA, tanto hacia sus clientes como hacia sus empleados. Por este motivo, DIA continua trabajando con compañías de seguridad líderes en el mercado, con capacidad para innovar en la implantación de estrategias integrales de seguridad y apostar por las nuevas tecnologías también en este campo.

– Las pérdidas por robos superan en muchos casos a las ganancias por beneficios de ventas en algunos supermercados. ¿Se podría decir que las cadenas de distribución están pasando por su peor momento?
La sociedad en general atraviesa un momento económico complejo, y el sector de la distribución no puede ser ajeno a esa situación. 2010 ha sido un periodo duro con un consumo débil en los países de la Unión Europea. Pero hemos sabido capear el temporal, y nuestra solidez y capacidad de innovación han demostrado que sabemos mantener la confianza de nuestros clientes. Éstos, un año más, han vuelto a elegir nuestras tiendas como su supermercado de confianza.

– ¿Cree que la crisis económica y el aumento de los hurtos en las cadenas de distribución van de la mano?
Un ligero incremento sí que se ha producido, en general, en el comercio, grandes superficies, hipermercados y centros comerciales. Un aumento que se ha contenido por el notable esfuerzo económico que las empresas venimos realizando en seguridad. Sin embargo, el principal dato no debe ser el número de incidencias sino una agresividad cada vez mayor. Y no hablo solo en el caso de los hurtos sino de que hay la calle, en el tráfico, en nuestra vida diaria, en la sociedad en general. La crisis, la ausencia de control o las escasas sanciones que se producen, corrompen la convivencia social y pacífica entre los ciudadanos, provocando una pérdida de valores y de respeto.

– ¿Cuáles es el quehacer diario con el que se encuentra el director de Seguridad del Grupo DIA?
Como cualquier otro directivo, el día a día se llena con reuniones, proyectos, estudios, propuestas…… Estoy en contacto con los diferentes centros, con otros departamentos y con la Seguridad Pública, tanto con policías estatales como autónomas y, en menor medida, con las policías locales.
La gestión de la seguridad, la del riesgo y la de la pérdida forman parte de esa gran Seguridad, que según las organizaciones se estructura de una forma o de otra, pero que alcanza su éxito cuando llega a formar parte de la cultura empresarial y de la propia estrategia de la empresa. Se trata de una gestión basada en personas, en todo un equipo de profesionales que con su intervención consiguen minimizar los robos, los hurtos, y todas las incidencias que caen bajo su labor diaria.
Tenemos un equipo de profesionales internos, pero apoyados por todo un sector entorno a la prevención del delito: vigilantes de seguridad, sistemas de alarmas, transporte de fondos, etcétera.

– ¿Cree que se valora adecuadamente la figura del director de Seguridad en el entramado organizativo de las empresas y, de manera concreta, en los centros comerciales?
Sin lugar a dudas, el trabajo de los profesionales de la Seguridad cada día es más valorado en todos los sectores. En el nuestro, en concreto, dentro del mundo de la distribución, en el sector del comercio, de las grandes superficies y de los centros comerciales, es una figura cada día más necesaria.
En ocasiones, la falta de visibilidad del trabajo realizado o la dificultad para encontrar ratios económicos que justifiquen el gasto como “inversión” hacen difícil justificar una labor profesional que no puede basar sus servicios a la organización en el miedo. Trasmitir seguridad, generar confianza y credibilidad forman parte del éxito de cualquier departamento, gestionar la seguridad por la inseguridad es un camino poco adecuado.

“Los robos y hurtos son un problema social que afecta a mucha gente y por ello el esfuerzo, la implicación y la solución han de ser colectivas”

– ¿Qué papel juega la formación de los trabajadores, en cuanto a seguridad se refiere, a la hora de garantizar la seguridad en un establecimiento comercial?
La formación es una herramienta fundamental en las empresas, y seguridad no es ajena a ello. La formación de nuestros trabajadores, personal de red tiendas y almacenes, en materia de prevención, es fundamental en la consecución de nuestros objetivos. Seguridad somos todos.
El personal de los equipos de seguridad, entre los que se encuentran los vigilantes de seguridad, no solo dispone de la formación base regulada por la legislación de Seguridad Privada sino que está formado específicamente para los servicios que se prestan y en los valores de nuestra organización. Difícilmente un servicio de seguridad será eficiente si no está comprometido, si no participa de unos objetivos empresariales y si no siente la importancia del trabajo que desarrolla y para la empresa/usuaria en la que lo ejecuta.

– Según los datos que maneja la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC), los robos y hurtos suponen unas pérdidas anuales para los supermercados de 1.280 millones de euros. ¿Qué supone este volumen de pérdidas para los comercios y qué medidas está tomando el sector para reducir ese porcentaje?
No nos gusta hablar en términos únicamente económicos porque el problema de los robos y de hurtos es ante todo un humano; cada vez que se producen hay personas que sufren y es muy difícil poder cuantificar ese sufrimiento y la repercusión que suponen para la organización. El impacto humano es el más importante.
Como ya he dicho antes, se está haciendo un importante esfuerzo en medidas de seguridad para reducir estos actos. Entre dichos esfuerzos, aparte de los operativos, destacaría la colaboración con los agentes externos implicados: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, jueces, fiscales, asociaciones, etcétera. Me gustaría señalar que este problema es un problema social que afecta a mucha gente y que, por lo tanto, el esfuerzo, la implicación y, sobre todo, la solución han de ser colectivas.

– Los robos no cesan y, lo que es peor, al ser considerados como faltas, los delincuentes están a las pocas horas en las puertas del comercio para continuar robando aunque les hayan detenido. ¿Cree que el marco legal es poco sancionador en estos casos y es demasiado indulgente en la lucha contra el hurto en los puntos de venta? ¿Qué mejoras habría que llevar a cabo para paliar o mejorar esta situación?
Sin lugar a dudas, el sistema actual penaliza poco determinadas actuaciones delictivas, que no solo no contemplan esa parte de incumplimiento social, de no cumplimiento de unas normas básicas de convivencia, sino que tampoco contemplan el terrible esfuerzo que desde las administraciones, por un lado, y desde propias empresas, por otro, realizamos para proteger los derechos de los ciudadanos que sí las respetan.
Esto supone un coste para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en ocasiones con numerosas detenciones de los mismos individuos sin que lleguen a ingresar en prisión; para la administración de justicia con estos mismo sujetos; hay un coste de las políticas de integración social, de educación…
Por parte de las empresas, hay un coste de las medidas a las que estamos “obligadas” para autoprotegernos, para proteger el riesgo de nuestros empleados y el de la propia supervivencia de la compañía.
Un dato curioso: si no pones el “papelito” de la hora [en el aparcamiento], se te impone una multa de 90 euros; y si te pillan robando, con lo difícil que es, te condenan, y tampoco es fácil, a seis euros diarios por 30 días. ¿Son proporcionales las sanciones administrativas, a las impuestas por un delito o falta?
“Debería existir una colaboración transversal entre los diferentes Cuerpos policíales en materia de Seguridad Privada”

Álvaro Martín ofreció a la periodista Laura Borredá su enfoque de la seguridad en los centros comerciales– ¿Usted es de los que piensa, que para cambiar esta situación, habría que comenzar por un incremento de la información entre los estamentos policiales y los departamentos de Seguridad?
La información es garantía de éxito; la información en tiempo y forma es seguridad. El intercambio de información fluida entre la Seguridad pública y la privada es fundamental para proteger los derechos de los ciudadanos y garantizar esa seguridad. No en vano, en el modelo actual de Seguridad del Estado Español se recoge la Seguridad Privada como un eje fundamental de su política estratégica.
Los programas de colaboración son indispensables; de ahí el éxito de “Coopera” de la Guardia Civil. Un programa de colaboración operativa, que en tiempo récord se ha convertido en referente y que debe seguir evolucionando.
El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) también presentó en el II Congreso Nacional de Seguridad Privada las líneas de su “Programa Colabora”, que esperamos dé continuidad a las líneas de colaboración de los últimos años, avanzando en la coordinación operativa.
Aunque si me permite una observación, debería existir esa colaboración transversal entre los diferentes Cuerpos policiales en materia de Seguridad Privada. Al final, todos los planes, los del CNP, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra, Ertzaintza, Policía Foral, Ministerio de Defensa y policías locales, serán inviables, ya que los usuarios no podremos atender con las adecuadas garantías de éxito un modelo tan complejo y con tan distintos y a la vez similares programas de colaboración.

– Se acaba de celebrar el II Congreso Nacional de Seguridad Privada. Como presidente de Asis-España y como director de seguridad de Grupo DIA, ¿cómo ha visto usted este congreso? ¿Piensa que ha servido de algo?
Desde el punto de vista asociativo, me ha parecido impecable, con la participación de todas las asociaciones representativas del sector y con un importante consenso a la hora de desarrollar el programa del mismo.
Como director de Seguridad del Grupo DIA, la experiencia no puede ser más positiva. El congreso ha sido un punto de encuentro entre profesionales y con la propia Administración, en un momento en el que las Órdenes Ministeriales acaban de ser publicadas y están a punto de entrar en vigor. Asimismo ha sido una acertada reflexión sobre la situación actual y futura de la Seguridad Privada en España.
Confío que las conclusiones de este congreso, una vez se presenten, sirvan para continuar avanzando en positivo y la Administración recoja dichas propuestas que tan necesarias son en el momento actual.

– ¿Cómo ve usted las cinco nuevas Órdenes Ministeriales para la Seguridad Privada?
La regulación es positiva y necesaria en este sector, y en España tenemos un modelo ejemplar de normativa en Seguridad Privada. Las Órdenes Ministeriales suponen un importante avance en este sentido, y un esfuerzo plausible de los responsables de la Unidad Central de Seguridad Privada del CNP que han trabajado en su desarrollo.
La adaptación a Europa obliga a realizar ciertas reformas, y además regula medidas directamente para corregir, por ejemplo, la problemática de las falsas alarmas. Me consta la participación y consenso de las asociaciones en su elaboración, aunque seguramente los usuarios estamos todavía un poco más alejados. Lo veremos en unos meses, pero creo que la normativa ayudará a las compañías de seguridad, si bien es posible que lleve a una mayor concentración de empresas. En cualquier caso, a los usuarios nos obliga una vez más a disponer de mayores y mejores medidas de seguridad.
“Confío que las conclusiones del Congreso sirvan para continuar avanzando en positivo y en que la Administración recoja dichas propuestas”

– ¿Cómo ve el futuro de la seguridad en España? ¿Por dónde cree que irán los siguientes pasos?
Ojalá pudiésemos predecir el futuro, pero no es tarea fácil, y menos en el momento actual. Sin embargo, sí parece claro que todos los modelos de seguridad del siglo XXI en sociedades desarrolladas dan cada vez más peso al sector privado de esta actividad. Los programas de coordinación entre la Seguridad pública y la privada deben existir y consolidarse. Ha de haber una colaboración mutua que permita obtener ciertos beneficios en ambos sentidos, en uno por la mejora de la rentabilidad empresarial, en otro por la mejora de la seguridad ciudadana.
Asimismo tiene que existir coordinación también entre las seguridades de las organizaciones: seguridad física, lógica, sistemas de información, prevención de riesgos laborales, etcétera.… Todas forman parte de la gestión de seguridad de las organizaciones y solo las medidas coordinadas garantizarán los resultados adecuados.
Por último, está claro que seguridad y tecnología van íntimamente unidas, por lo que la evolución de los sistemas de información, vídeo, sistemas de análisis inteligentes, etcétera, se van a desarrollar muy rápidamente y deben formar parte de esa gestión integral de la seguridad.

– ¿Desea añadir algo más?
Desde DIA, en general, y desde el departamento de Seguridad, en particular, solo queda destacar la ilusión de poder contribuir a través de nuestro quehacer diario a que el mundo sea cada día un lugar mejor.

© 2005 Editorial Borrmart – C./ Don Ramón de la Cruz, 68 Madrid – Te

El respaldo del nuevo Gobierno disipa cualquier duda sobre el futuro del Inteco”

MANUEL ESCALANTE / Director General del Inteco

“El respaldo del nuevo Gobierno disipa cualquier duda sobre el futuro del Inteco”

El nuevo responsable del Instituto ha crecido profesionalmente con el centro del que fue director de operaciones desde sus inicios en el año 2006

J.J. Porras / León
El nuevo director general del Inteco, Manuel Escalante, está vinculado al Instituto desde sus inicios. Ingeniero y con apenas 40 años afronta el reto de liderar un proyecto que se ha convertido en referente nacional e internacional en materia de seguridad TIC. Ahora toca consolidar un proyecto con fuertes cimientos y que ha disipado incertidumbres tras el apoyo del nuevo Gobierno.

¿Cuál había sido su relación con el Inteco hasta ser nombrado director general?
Yo llegue al Inteco desde el inicio de su actividad en junio de 2006 como director de operaciones, que es la parte más técnica y de proyectos del Instituto hasta la fecha que he tenido la fortuna de asumir la dirección general, lo que es un honor y un orgullo porque es proyecto por el que he luchado y he trabajado mucho junto a otras muchas personas. El Inteco es un proyecto apasionante y vital, dudo mucho que vaya a haber otro proyecto igual en mi vida profesional.

¿Cómo ha sido la evolución del Instituto en estos seis años?
El crecimiento del Inteco ha sido exponencial desde su inicio. Cuando aterrizamos teníamos una serie de objetivos escritos en papel que había que hacer realidad, como era desarrollar un proyecto tecnológico de alcance nacional y que se especializara en una serie de áreas que eran necesarias, como son la seguridad, la accesibilidad y calidad de los servicios TIC. Además, de propiciar la creación de un polo tecnológico en León.

Nuevo gobierno, crisis, restricciones presupuestarias… ¿Va a seguir manteniendo el Inteco las mismas premisas y funciones?
Totalmente. Aunque no somos ajenos a la crisis ya que hay una parte de la actividad que desarrolla el Inteco que tiene que ver con otros organismos de la Administración a los que prestamos nuestros servicios especializados y que han visto como su presupuesto ha decrecido en mayor o menor medida lo que les mermará sus posibilidades de abordar proyectos. La buena noticia es que en las cuentas del Estado presentadas hace pocos días por el Gobierno, el presupuesto del Inteco no sólo se mantiene sino que crece sensiblemente.

A este respecto, en la presentación de los presupuestos hubo cierta confusión con los dineros públicos para el Inteco. ¿Cuál es el presupuesto final del Instituto?
Podemos estar tranquilos porque el Inteco no ha visto restringido su presupuesto, muy al contrario se ha incremente sensiblemente en 210.000 euros. El error es normal ya que los presupuestos generales del Estado son bastante complicados y las partidas para el Inteco salen de varios sitios. En concreto dos millones de euros en transferencias de capital y corriente, más cinco millones de euros de aportación patrimonial que procede del presupuesto de la Secretaria de Estado. Mientras que por el apartado de inversiones sólo aparecen 187.000 euros. De ahí, la confusión ya que nosotros nos somos una entidad inversora, nosotros realizamos proyectos y prestamos servicios.

¿Se puede decir que el Inteco está ya al margen de gobiernos y colores políticos?
A los hechos nos tenemos que remitir. Hace pocos meses hemos tenido un cambio de gobierno y la nueva administración, distinta de la que creo el Inteco, nos ha respaldado con el incremento del presupuesto a pesar de las restricciones presupuestarias. Inteco es algo tremendamente útil que ha encontrado su hueco en la sociedad y en el marco de la administración. Una situación que disipa cualquier tipo de dudas sobre el presente y futuro del Inteco, para quien las tuviera.

¿Cuál va a ser la línea de trabajo que se va a seguir ante la crisis?
Teníamos y tenemos ambiciosos planes. Inteco se basa en unos pilares sólidos. Uno de ellos es que somos un centro de referencia en materia de seguridad, que vamos a seguir potenciando para elevar nuestra presencia, con el objetivo de pasar al 3.0. Además, continuaremos con nuestra estrategia de internacionalización iniciada hace ya más de un año e indispensable en los tiempos que corren para diversificar nuestros servicios. Una política que nos está dando grandes resultados y nos ha ayudado a no depender tanto de las administraciones que ahora tienen más restricciones.

¿Qué proyectos internacional desarrolla Inteco en estos momentos?
Con la Comisión Europea tenemos dos proyectos de innovación en marcha. Uno es para luchar contra la pornografía infantil en la red de la mano de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional y en el que colabora intensamente la Universidad de León a la que se le ha encargado una parte importante del proyecto. Además, hemos lanzado otro proyecto que tiene que ver con la protección de las infraestructuras críticas, financiado por la Comisión Europea, que cuenta con un presupuesto de 600.000 euros y la colaboración del Ministerio del Interior.

¿Y los proyectos de desarrollo de la administración tecnológica?
El Inteco forma parte del grupo Red.es que junto a la Secretaria General de Telecomunicaciones tienen una estrategia muy clara en materia de impulso de la administración electrónica y en el desarrollo de servicios compartidos para las administraciones, buscando la eficiencia de costes. Una estrategia en la que el Inteco tiene un peso muy importante ya que conocemos muy bien la administración y sus necesidades y nadie mejor que nosotros para velar porque los servicios que se van a desplegar tengan los niveles de seguridad que requieren temas como la relación con los ciudadanos o entre administraciones a través de la red. Son proyectos que todavía no son visibles pero en los que ya estamos trabajando.

Uno de los objetivos del Inteco ha sido la creación de un polo tecnológico en León. ¿Se ha consolidado o se ha visto frenado por la crisis?

¿Que iniciativas se han desarrollado desde la creación de la AEI?
En esta línea hemos tenido éxitos importantes, como fue la finalización el año pasado de un proyecto en el ámbito de las infraestructuras críticas. Ahora estamos a punto de sacar adelante un proyecto presentado a la Comisión Europea y liderado por el Supercomputador de Castilla y León, con sede en la ULE, que propone crear servicios de virtualización desde la ‘nube’ para pymes.

La deslocalización de las empresas TIC es una opción por la que optan muchas empresas. ¿Está consolidado el polo TIC leonés?
En León hemos intentado asentar un conocimiento muy especializado en profesionales. Este conocimiento está en muy pocas personas y las personas tienen tendencia a vivir donde quieren y este es un factor muy importante cuando no afecta a los costes de la actividad empresarial. Este no es el caso ya que trabajamos con bits en la red y llegan igual de rápido desde León que desde Alcobendas.

¿Cuáles son las previsiones de creación de empleo del nteco?
La situación económica recomienda mucha prudencia. Pero hay un dato esperanzador y es que durante 2011, que ya fue un año muy complicado, el resultado final del empleo generado por la actividad del Inteco fue positivo. Este año también intentaremos seguir en la misma línea, no será un ejercicio para grandes crecimientos, pero todo dependerá de la consecución de nuevos proyectos. Lo que podemos decir es que, en los peores momentos de la crisis, el sector TIC de León ha resistido. Por lo que respecta a nivel interno, esperamos mantener el actual nivel de empleo.

La reforma de la Ley de Seguridad Privada está en marcha. Los profesionales del sector lo demandaban desde hace tiempo

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional

SEGURPRICAT pone a su disposición como consultores de seguridad internacional e Inteligencia su experiencia internacional y formación en el analisis de riesgos en seguridad para que pueda toma la decisión màs adecuada a sus necesidades, disponemos de formación multidisciplinar, talento, inteligencia y creatividad para colaborar con eficiencia y eficacia en sus proyectos internacionalización de su empresa, porque nadie ignora que la implantación en el mercado exterior no se improvisa.

Directores de seguridad

UNA PUERTA ABIERTA AL CAMBIO PARA EL DIRECTOR DE SEGURIDAD
Se ha hecho esperar, pero finalmente la reforma de la Ley de Seguridad Privada está en marcha. Los profesionales del sector lo demandaban desde hace tiempo y tienen puestas muchas expectativas, aunque todavía no conocen con precisión cuál podría ser el resultado del texto. Especialmente atentos están los directores de Seguridad, para los que el cambio normativo representa una puerta abierta por la que acceder a antiguas reivindicaciones y una oportunidad para ver reforzada su posición en las empresas. Con el objetivo de adentrarse en sus opiniones sobre algunos de los puntos que se verán afectados por esta modificación, Seguritecnia ha elaborado el informe “Perspectivas sobre un nuevo escenario para el director de Seguridad”, para el que ha contado con la colaboración de más de 250 responsables de esta área.
De nuestra Redacción.
La Seguridad Privada española se encuentra en la antesala de su futuro. Si las previsiones del Ministerio del Interior se cumplen, a lo largo de los próximos cuatro años el sector verá hecha realidad una de sus grandes aspiraciones, la reforma de la ley que regula su actividad. El ministro Jorge Fernández Díaz anunció en su primera comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, el pasado mes de enero, su intención de modificar en profundidad esa norma, cuya promulgación se remonta a 1992. Presumiblemente, su gabinete actualizará todos aquellos preceptos que se han quedado obsoletos tras el paso de dos décadas durante las cuales el contexto empresarial se ha transformado y en las que las amenazas sobre la población y las organizaciones han evolucionado a mucha más velocidad que la normativa.
A pesar de los cambios que se han ido introduciendo a lo largo del tiempo mediante otras disposiciones de menor rango, parece que la realidad obliga a replantearse varios aspectos, así como a incorporar otros nuevos, para dar forma a un marco legislativo acorde con los retos actuales y con la suficiente perspectiva para poder hacer frente a los que están por venir. Esto es lo que sostienen muchos profesionales del sector, que han repetido en todos los foros posibles que la regulación debe avanzar, más allá incluso de las cinco Órdenes Ministeriales aprobadas en 2011. En general, mantienen que la Ley de Seguridad Privada precisa aires nuevos en cuestiones como los perfiles profesionales que han de estar sujetos a dicha norma, los servicios y medidas que deben aplicarse a las compañías, los criterios que obliguen a que una organización disponga de una estructura que gestione los riesgos, la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la formación del personal o la seguridad de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Pero estos son solo algunos apuntes del profundo replanteamiento que para ellos requiere la legislación en nuestro país.

Pulse aquí para descargarse el artículo completo

© 2005 Editorial Borrmart – C./ Don Ramón de la Cruz, 68 Madrid – Tel.: +
Para mayot información: http://siseguridad.es/index.php/que-hacemos

Inauguración de la Jornada a cargo del Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI),Seminario sobre el futuro de la Inteligencia Europea D. Félix Sanz Roldán.

Seminario sobre el futuro de la Inteligencia Europea

Inauguración de la Jornada a cargo del Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), D. Félix Sanz Roldán.
Inauguración de la Jornada a cargo del Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), D. Félix Sanz Roldán.

El Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), D. Félix Sanz Roldán, ha inaugurado en Madrid el pasado 24 de junio un Seminario sobre el futuro de la Inteligencia Europea celebrado en el CESEDEN y organizado por el CNI. Este Seminario realizado en el marco de la Presidencia Española de la Unión Europea, ha reunido a un nutrido grupo de responsables y expertos en materia de Inteligencia de la UE, tanto del ámbito académico como de los propios Servicios de Inteligencia. El acto de inauguración del Seminario estuvo abierto a medios de comunicación.

Primera mesa Redonda
«HACIA UN NUEVO PROFESIONAL DE INTELIGENCIA»
En la primera mesa Redonda, moderada por D. Justo Tomás Zambrana Pineda, Subsecretario del Ministerio del Interior, participaron como ponentes: D. Julio Alberto Carneiro Pereira, Secretario General del Sistema de Informacòes da República Portuguesa (SIRP), que trató el tema «EL PERFIL DEL PROFESIONAL DE INTELIGENCIA»; D. Fernando Velasco Fernández, Director de la Cátedra «Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos» de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, que abordó «LA FORMACIÓN COMO ELEMENTO CLAVE PARA EL DESARROLLO DEL TRABAJO DE INTELIGENCIA»; y D. Arndt Freiherr Freytag Von Loringhoven, Vicepresidente del Bundesnachrichtendienst (BND) de la República Federal de Alemania, que disertó sobre «LA CARRERA PROFESIONAL EN UN SERVICIO DE INTELIGENCIA».

Segunda mesa Redonda
«SERVICIOS DE INTELIGENCIA Y SOCIEDAD; HOY»
En la segunda mesa Redonda, moderada por D. Gustavo Suárez Pertierra, Presidente del Real Instituto Elcano, participaron como ponentes: Dña. Carmen de la Peña Corchera, Directora General de Política Exterior de África del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que desarrolló la ponencia «LA IMAGEN DE LA INTELIGENCIA EN LA ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO»; y D. Juan Díez Nicolás, Catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, que expuso sus investigaciones sobre «LA IMAGEN DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA EN LA SOCIEDAD».

Tercera mesa Redonda
«HACIA DÓNDE VA LA INTELIGENCIA EUROPEA»
En la tercera mesa Redonda, moderada por el Embajador Bernard Bajolet, Coordinador de Inteligencia de la Presidencia de la República Francesa, participaron como ponentes: D. Nigel Inkster, Director del Transnacional Tretas and Political Risks del Internacional Institute for Strategic Studies (IISS) del Reino Unido, que habló de “LA TRANSFORMACIÓN DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA EN ORGANIZACIONES ÁGILES: ADAPTACIONES METODOLÓGICAS”; D. Pavel Fnasek, Coordinador de los Servicios de Inteligencia de la República Checa, que compartió sus opiniones sobre “LA COORDINACIÓN EN MATERIA DE INTELIGENCIA: EL CASO DE EUROPA”; y Dña. Milagros Hernando Echevarría, Directora General del Departamento de Política Internacional y Seguridad del Gabinete del Presidente del Gobierno, que desarrolló la ponencia “EL PRODUCTO DE INTELIGENCIA: SU VALOR PARA EL CLIENTE/SU IMPORTANCIA EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIÓN”.

Acto de clausura a cargo de D. Javier Solana Madariaga, Responsable de la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad.
Acto de clausura a cargo de D. Javier Solana Madariaga, Responsable de la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad.

El Responsable de la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad, D. Javier Solana Madariaga, ha clausurado el pasado 24 de junio acompañado del Secretario de Estado Director del CNI, D. Félix Sanz Roldán, el Seminario sobre el futuro de la Inteligencia Europea, organizado por el Centro Nacional de Inteligencia y celebrado en Madrid en la sede del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN). Al acto de clausura fueron convocados medios de comunicación.

Miguel Merino. Director de Seguridad de DHL portadaSeguridad en la Industria.

El desarrollo en la formación y la profesionalización son un pilar fundamental para el sector de la seguridad privada; es una exigencia de futuro»

0

07 febrero, 2012 Entrevistas

«Actualmente se es más consciente de la necesidad de que la seguridad forme parte del propio negocio como el resto de elementos de la cadena, tanto como un elemento de valor añadido como por ser uno de los pilares de la estabilidad y la calidad de la misma», así lo asegura Miguel Merino, Director of Security. Portugal & Spain. DHL Express, en una entrevista en la además analiza cómo está afectando la situación de crisis al sector de la Seguridad Privada, así como el papel que juega hoy en día la especialización y profesionalización de los profesionales de la seguidad.

Miguel Merino. Director of Security. Portugal & Spain. DHL Express

Miguel Merino. Director of Security. Portugal & Spain. DHL Express

—Recientemente  han entrado en vigor las nuevas órdenes ministeriales que afectan directamente a la seguridad privada, ¿que valoración haría de las mismas y de qué manera han influido en el ámbito de la seguridad en nuestro país?
—Las órdenes ministeriales son la consecuencia de la evolución y la consiguiente necesidad de adaptación a las demandas sociales. Por otro lado, tal vez en el Reglamento de Seguridad Privada quedaron algunos aspectos pendientes que han hecho necesaria su actualización. No cabe duda de que estos cambios a medio plazo significarán la modernización de la seguridad privada, tanto en su implantación a nivel social como en los aspectos más técnicos. En este caso contribuirá decididamente a continuar el desarrollo del sector privado de la seguridad.
Es cierto que la aplicación real hace necesarias inversiones importantes para adaptar el equipamiento por un lado y, por otro, se ha acometido el ambicioso reto de actualizar la formación del personal de seguridad privada. Si bien, en la actual coyuntura económica está significando un gran esfuerzo para el sector, difícil de asumir en algunos casos; no cabe duda de que incidirá positivamente en su desarrollo y adaptación a los nuevos tiempos. Esto garantizará la presencia privada de la seguridad, que podrá hacer frente a las futuras demandas sociales.
—Tras más de dos años de crisis económica, ¿cómo cree que está afectando en el sector de la Seguridad en España? ¿En qué aspectos está teniendo más repercusión en el ámbito de la seguridad en grandes compañías como es el caso de DHL?
—La actual crisis económica afecta a todos los sectores y el de la seguridad no se escapa a sus efectos. Sin embargo, a diferencia de otros ámbitos de la actividad empresarial, la seguridad privada se ha visto afectada en menor medida debido a que la demanda social de seguridad no ha decrecido y aún, muy probablemente, ha crecido por el aumento del riesgo de actuaciones antisociales que las circunstancias actuales podrían propiciar.
Por otro lado, las compañías de seguridad constituyen una parte importante en el desarrollo de nuevas tecnologías de detección de vigilancia y de seguimiento, y en ese aspecto, aunque se han adaptado a las circunstancias actuales, no han cesado las inversiones. En el caso específico de DHL, debo destacar el compromiso, que como sabéis, siempre ha existido con nuestros clientes al confiarnos el transporte de sus documentos, mercancías y productos.
Esto nos obliga no solamente a no bajar la guardia en las medidas y protocolos destinados a su protección, sino a hacer frente a los nuevos riesgos que se puedan plantear y que afrontamos haciendo las inversiones necesarias para seguir contando con la confianza de nuestros clientes y usuarios del servicio de transporte. No es necesario recordar las importantes inversiones que hemos hecho en los últimos años en dotar nuestras instalaciones de los más modernos y efectivos sistemas de seguridad, como lo refrenda además la superación año a año de las auditorías externas ISO 28000 y 14 TAPA A hasta el momento, que avalan los más altos niveles de gestión de seguridad para la protección de mercancías en la cadena de suministro.
Es posible que estas circunstancias económicas puedan provocar aumentos de ciertos tipos de delincuencia en determinados sectores, y en esta perspectiva las compañías grandes no deben descuidar su preparación para afrontar con éxito la posible demanda de seguridad.
Tenemos confianza en que el sector de la Seguridad Privada será un factor clave en la protección y el desarrollo de la sociedad en el futuro inmediato.

Hoy en día la seguridad integral se planrea como un objetivo a alcanzar como modelo organizativo en las grndes empresas

—¿Cuáles son las prioridades de seguridad para el responsable de Seguridad de una gran empresa de Logística y Distribución?
—No son muy diferentes las prioridades del responsable de Seguridad de una gran empresa sea del sector que sea, salvo las propias atribuibles a la propia diferencia de negocios. En este sentido considero primordial el acompañar con el resto de responsables de la compañía al desarrollo y la innovación para mantener viva las expectativas de crecimiento e implantación de la empresa.
Por otro lado, ser parte de la propia estrategia de negocio garantiza que se le pueda proporcionar la seguridad necesaria con antelación y previendo qué circunstancias van a concurrir a medida que se cumple con su desarrollo.
Otra prioridad del responsable de Seguridad es conocer y estar al tanto de la evolución de los riesgos, amenazas actuales y de los retos que plantean. De la interpretación que de todo ello se realice depende parte del éxito futuro del negocio tanto en su solidez como en su crecimiento y expansión.
La búsqueda constante de valor añadido que la seguridad puede aportar al negocio, se convierte en otra prioridad cuando se forma parte indiscutible de él.
—¿Considera que sería necesario mejorar y ampliar la especialización y formación obligatoria entre los profesionales de la Seguridad Privada?
—Rotundamente sí. Sabemos que la sociedad avanza y todos los sectores económicos lo hacen con ella. Si el sector de la Seguridad no avanzara en este sentido dejaría de ser demandado por la sociedad al no poder responder a sus necesidades. El desarrollo en la formación y la profesionalización son un pilar fundamental para el sector de la Seguridad Privada. Es una exigencia de futuro. Si miramos atrás y analizamos cual ha sido la evolución de la formación y la de los profesionales de la seguridad privada desde hace unos pocos años a esta parte, el esfuerzo de adaptación del sector ha sido enorme. La cualificación de los integrantes del sector privado es ahora muy diferente y, como hemos comprobado recientemente, se ha hecho una actualización regulatoria en este ámbito. Digo esto, porque el futuro nos seguirá exigiendo la adaptación a los cambios que continuamente se vienen produciendo en la sociedad y en los sectores económicos, y necesitaremos de personal cada vez más cualificado para un desarrollo profesional que cumpla con las expectativas y las demandas porque el negocio se ve continuamente influenciado por esta evolución.
—¿Cuáles son los pilares fundamentales sobre los que tiene que asentarse una seguridad integral en instalaciones del tipo de DHL?
—Hoy en día la seguridad integral se plantea como un objetivo a alcanzar como modelo organizativo en las grandes empresas. Contrariamente a lo que sucedía antes, la seguridad ha dejado de ser responsabilidad de una persona o como mucho a un departamento que no tenía por qué ser el de seguridad con un equipo más o menos numeroso de vigilantes. Actualmente se es más consciente de la necesidad de que la seguridad forme parte del propio negocio como el resto de elementos de la cadena, tanto como un elemento de valor añadido como por ser uno de los pilares de la estabilidad y la calidad de la misma.
Los empleados son el mayor activo que las empresas poseen. En ellos se basa el negocio y por tanto también la seguridad como parte del mismo. Los empleados han de tener la formación y concienciación necesaria para proporcionar seguridad a la parte de la cadena de la que forman parte en el negocio aunque no exclusivamente, ya que hay que obtener su compromiso para la participación como parte de un eslabón que no es independiente. Estos dos pilares que he mencionado, la formación y la participación o compromiso no se pueden compenetrar sin que los empleados dispongan de un elemento común para que puedan aplicar. Esta es la información. Los empleados bien informados sobre la política de seguridad de su compañía, de los riesgos, de las amenazas serán más capaces de aplicar las medidas de seguridad necesarias a su trabajo diario y en su área para garantizar la continuidad de la cadena de suministro.

Los empleados son el mayor activo que la empresa posee.

—¿Qué tipo de coordinación, a nivel de formación, comunicación…existe entre el departamento de Seguridad y el resto de departamentos de la compañía?
—DHL trata de mejorar su seguridad fortaleciendo la seguridad, basándonos en las tres premisas que antes he mencionado. Mantenemos una relación estrecha, como un departamento más de la compañía, con el resto de departamentos.
Por ejemplo, y en particular, nuestra coordinación con el departamento de Recursos Humanos es continua y basada en procesos ya muy sólidos dentro de nuestra organización. Todo nuevo empleado o subcontratado recibe, en la primera semana de su incorporación, una formación inicial en seguridad que debe certificarse. Esta formación inicial ha de actualizarse periódicamente de forma que su concienciación y formación sea constante, como mínimo antes de los dos años siguientes de la anterior formación recibida.
Además, los empleados también reciben información a través de diferentes publicaciones internas (circulares, newsletters, revista interna, etc) en las que el departamento de Seguridad dispone de una sección fija donde incluye temas relevantes y actuales, así como proyectos y logros de la compañía relacionados con su seguridad.
La participación y la involucración de los empleados quedan definidas en los programas de mejora continua a partir de la obtención de la certificación ISO 28000.
La seguridad relacionada en muchos aspectos con el área de calidad y medio ambiente, tras esta certificación mantiene indicadores que son influidos directamente por los empleados en su actividad diaria. Son conocedores de cuál es su papel dentro de estas áreas y cómo pueden ayudar a obtener mejores resultados y aumentar la seguridad de la compañía; de ellos mismos y de los envíos que los clientes nos han confiado.
Con objeto de corregir todas las desviaciones que en estos indicadores se puedan producir, todos los empleados tienen acceso a una herramienta corporativa para informar al departamento de Seguridad de cualquier incidente que se produzca. De esta forma pueden minimizarse sus efectos en el negocio y tras su análisis, establecer medidas para evitar hechos similares. Los empleados a través de los comités de calidad tendrán un papel primordial en la aplicación de estas medidas de mejora continua.
Fotos: DHL

El Inteco deja de ser el ‘gran desconocido’ en León y asume un papel notable en la seguridad en la red / Cada año ‘revisa’ 1.900 millones de correos electrónicos

El futuro se llama Inteco
El Inteco deja de ser el ‘gran desconocido’ en León y asume un papel notable en la seguridad en la red / Cada año ‘revisa’ 1.900 millones de correos electrónicos



012
Manuel Escalante García, nuevo director general del Inteco.
Manuel Escalante García, nuevo director general del Inteco.

Al otro lado de las iniciales ‘Inteco’ existe todo un mundo por descubrir. El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, por sus propias especificaciones, ha mantenido desde su creación un aparente aire ‘distante’ con la sociedad leonesa. Esa distancia, multiplicada por el efecto de un innegable enfrentamiento político desde su puesta en marcha, convirtió este centro de excelencia tecnológica en blanco fácil de críticas de escaso argumento y pugnas carentes de sentido hoy convertidas en pasado por la propia actividad del instituto.
Alejado de aquellas cuestiones ‘primerizas’, el Inteco se ha consolidado como referente en seguridad tecnológica y ha multiplicado sus frentes de actuación asumiento proyectos de toda índole en los ámbitos nacional e internacional.
Futuro «ilusionante»
Su nuevo director general, Manuel Escalante García, reconoce que el futuro es «prometedor» e «ilusionante». Dos calificativos que acompañan a una apuesta por la «excelencia» y el «compromiso».
Desde su creación el Inteco ha buscado «aportar valor e innovación a los ciudadanos, a las pequeñas y medianas empresas, a las administraciones públicas y al sector de las tecnologías».
En sus entrañas 70 trabajadores ‘directos’ y otros tantos ‘externos’, a los que se suman otros 150 empleos en empresas ‘vinculadas’, se encargan de sacar adelante proyectos marcados por la innovación. ‘Conan’, un ‘arma de seguridad’ creada por el propio Instituto, software para la implantación del DNIe, desarrollos de seguridad para el Sacyl, herramientas de traducción, son sólo una mínima parte de una larga lista de proyectos que permiten al Inteco mantener su presupuesto de siete millones de euros anuales.

Un trabajador en el ‘Inteco (lab)’, el ‘laboratorio de ideas’ del Instituto en León.
Vigilancia y alertas
La parte más visible del Inteco, sin embargo, está relacionada con su vigilancia y desarrollo de alertas sobre los diferentes virus que ‘vuelan’ a través de la Red.
En el último año la red de sensores y de análisis del Inteco radiografió un total de 1.900.000.000 correos electrónicos. La cifra, desorbitante, sólo da una idea del volumen de información que se mueve en este Instituto. «Nuestro reto hoy es tratar toda esa información a la velocidad adecuada y conseguir una capa de inteligencia más allá del propio dato», advierte Manuel Escalante.
600.000 máquinas infectadas
Varios pilares sostienen hoy el Inteco. El Inteco (cert) y el Inteco (Lab). El primero, convertido en el centro de respuesta a incidentes de seguridad, «identifica, monitoriza y busca solución» a los problemas de seguridad que se detectan.
Y los problemas no son pocos. Sólo en las últimas semanas el Inteco ha detectado 600.000 máquinas «infectadas». El número difícilmente decrece porque los virus nacen, crecen y se multiplican a una velocidad que sólo el Inteco parece poder controlar.
La denominación (cert) (Computer Emergency Response Team, equipo de respuesta ante emergencias informáticas) determina a un grupo de profesionales encargados de crear medidas preventivas y reactivas ante incidencias de seguridad.

Imagen de un servidor monitorizado para detectar ataques desde diferentes ordenadores.
Y su trabajo no es poco. Los virus nacen, crecen, se dispersan y sólo mueren cuando se les ha identificado de forma correcta. De eso se encarga el (cert) del Inteco, que tiene una estrecha relación con otros centros de seguridad europeos, además de las Fuerzas de Seguridad del Estado, y que en el último año ha tenido que hacer frente a 8.000 casos de intentos de fraude en la Red.
El laboratorio
El Inteco (lab) supone algo así como el semillero de futuros aspectos de innovación. Más de 20 personas se acupan de desarrollar nuevos proyectos a medio y largo plazo, de exprimirse en busca de retos vinculados a la seguridad que mantengan al Inteco en la punta de lanza tecnológica. «Es nuestro laboratorio, el germen donde se trabaja a medio plazo, por así decirlo», se advierte desde la dirección del instituto.
Además la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) brinda desde 2009 a los ciudadanos información general, guías, recomendaciones y herramientas sobre seguridad en el uso de Internet.
A su lado el Observatorio de la Seguridad de la Información realiza investigaciones socio-económicas «que permiten conocer las carencias y necesidades relacionadas con nuestras áreas de actividad para luego diseñar los planes de I+D+i».

Varios trabajadores en una de las áreas del Inteco en León.
Y el futuro
En el seno del Inteco la sensación es la de que el Instituto afronta un futuro prometedor. La propia dinámica de la sociedad, cada día más tecnológica, cada vez más unida a Internet, obliga al crecimiento y la potenciación de este centro de innovación y seguridad.
Con sus cuentas saneadas «después del ajuste realizado por la última dirección» y con innumerables proyectos abiertos «tanto a nivel nacional como internacional» el Inteco es hoy una «garantía de futuro para León» de cara a conseguir que el viejo modelo económico -estrechamente vinculado al ladrillo o sectores como la minería y la agricultura- avance hacia una ciudad convertido en «polo tecnológico»

GRADO UNIVERSITARIO: ¿ASIGNATURA PENDIENTE PARA LA SEGURIDAD PRIVADA?

GRADO UNIVERSITARIO: ¿ASIGNATURA PENDIENTE PARA LA SEGURIDAD PRIVADA?
La Declaración de Bolonia ha supuesto la reforma del sistema educativo de las universidades europeas de la que han surgido titulaciones homogéneas y actualizadas en todo el espacio común. En esa transformación de la enseñanza superior también quiere tener cabida la Seguridad Privada a través de la creación de un grado especializado en la materia. En realidad, se trata de una demanda reiterada a lo largo del tiempo, pero que no ha contado con el reconocimiento del Ministerio de Educación, necesario para conseguir dicho objetivo. Los profesionales del sector, no renuncian, no obstante, a ese deseo, y piden la ‘mano’ del Ministerio del Interior para alcanzarlo.
Por Enrique González Herrero
Fotos: Miguel Ángel Benedicto
Como uno de los pilares esenciales para la profesionalización de cualquier actividad, la formación ha sido objeto de constante observación por parte del sector de la Seguridad Privada. En los últimos años, se han producido algunos avances en relación con los planes formativos o las horas exigidas para considerar que un profesional está capacitado para incorporarse a un determinado puesto; sin embargo, la sensación que perdura es que aún existen muchas carencias y, por tanto, muchas necesidades.
La reciente Orden del Ministerio del Interior, de 1 de febrero, sobre personal de Seguridad Privada (Orden INT/318/2011) profundiza en esas cuestiones al delimitar las exigencias formativas previas para el vigilante de Seguridad, el guarda particular de campo y el director de Seguridad. Aún con esto, no termina de materializarse un deseo endémico del sector que va más allá de las disposiciones de esta norma: la creación de un grado universitario que otorgue una titulación oficial reconocida por el Ministerio de Educación para éste último. Algunas universidades españolas han apostado por la formación de este tipo de directivos a través de cursos y másteres oficiales; pero esta oferta, aunque reconocida por el Ministerio del Interior, no tiene el carácter oficial que otorga el de Educación. Ni siquiera las reformas introducidas por el Proceso de Bolonia (con el que se homologa la formación en toda la Unión Europea) han permitido un giro en ese sentido.
Bajo el patrocinio de Grupo Ombuds, la revista Seguritecnia reunió por primera vez a representantes de varias universidades que imparten títulos relacionados con la Seguridad Privada para conocer sus consideraciones sobre este asunto y las posibilidades actuales para conseguir que el director de Seguridad adquiera una formación equiparable a la de sus colegas dentro de una organización. Estuvieron presentes, Francisco de la Poza, director del Curso Superior de Especialista en Dirección y Gestión de la Seguridad de la Universidad Francisco de Vitoria y Grupo Ombuds; Juan Manuel Zarco, director del Curso Superior de Dirección de Seguridad en Empresas de la Universidad de Comillas-ICADE (en colaboración con ASIS-España); Roberto Hermida, colaborador en la gestión del curso de la Universidad de Comillas-ICADE; Ana Isabel García, coordinadora del Curso de Formación Continua en Dirección y Gestión de Seguridad de la Universidad de Salamanca; Miguel Ángel Poveda, director del Instituto Internacional de Estudios en Seguridad (que tiene varios programas formativos de Seguridad en colaboración con la Universidad Camilo José Cela); Francisco J. Vanaclocha, director del Máster en Dirección y Gestión de la Seguridad y del Curso Superior de Director de Seguridad de la Universidad Carlos III de Madrid (en el que colabora esta publicación); Rut Carandell, directora de la Escuela de Prevención y Seguridad Integral de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB); e Ismael Las Hayas Gil, jefe de Formación de Grupo Ombuds. Les acompañaron el presidente de Seguritecnia, Javier Borredá, y Mercedes Oriol, periodista de la editorial Borrmart, que moderó la mesa.
Equiparar la formación

Francisco de la Poza, Universidad Francisco de Vitoria
Uno de los principales motivos por los que los profesionales de este sector demandan desde hace años la posibilidad de que las instituciones educativas creen un grado de Seguridad Privada que esté reconocido por el Ministerio de Educación es la equiparación del nivel directivo del responsable de Seguridad de una empresa con el resto de sus colegas de otras áreas. Hasta el momento, el director de Seguridad “es una figura que, con bachiller superior y un posgrado, adquiere un cargo”, a pesar de que posteriormente tenga que gestionar “gran cantidad de personal y de recursos económicos”, señaló Francisco de la Poza.
Este profesional, que abrió el desayuno de trabajo, indicó que, en la actualidad, “la mayoría” de los directores de Seguridad de las grandes organizaciones proceden de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y de las Fuerzas Armadas, por lo que existen pocos que se incorporen desde otros ámbitos.
Para De la Poza, la experiencia es un valor que la sociedad tiene en cuenta a la hora de adquirir servicios de Seguridad Privada. Los profesionales procedentes de estamentos policiales traen consigo un bagaje anterior, si bien esto no es óbice para que venga acompañado de una formación de carácter superior. En ese sentido, el invitado consideró que sería necesario aumentar el nivel de capacitación previo del director de Seguridad para que la circunstancia se revierta y haya un mayor acceso desde las bases del sector privado. “Eso no quiere decir que la experiencia que tenga una persona que proviene de una función del Estado no sea válida también”, matizó.
A pesar de esas mejoras que se exigen, De la Poza considera, no obstante, que las universidades han de evaluar si existiría una demanda para ese tipo de formación. “Hay que valorar si los profesionales [que forman parte del sector de la Seguridad Privada] están dispuestos a acceder a un grado de estas características”. Por tanto, esta es “una cuestión que hay que discutir” y dirimir “si es necesario impulsar esta clase de formación o buscar otro tipo”.
Por su parte, Juan Manuel Zarco señaló que hay dos cuestiones que son cruciales para poder avanzar en la formación de los directores de Seguridad. Una de ellas es la falta de concreción por parte de las organizaciones a la hora de delimitar las responsabilidades de esta figura profesional. Al respecto, Zarco apuntó que las empresas tienen “un curso perdido”, porque muchas de ellas no han definido bien el cargo que ha de ostentar ni las funciones que debe desempeñar un director de Seguridad. “¿Para qué vamos a hacer un grado o licenciatura si las compañías están disgregando hoy en día las funciones [propias del director de Seguridad] entre distintos directivos?”, se preguntó. Este profesional puede abarcar “tantas y tantas funciones, que [las compañías] están perdiendo la gran oportunidad de crear una Dirección de Seguridad y convertir a su responsable en un auténtico directivo”.

Juan Manuel Zarco, Universidad de Comillas-ICADE
Para el invitado, la sociedad y sus representantes deben incidir en la sensibilización de las empresas acerca de las muchas competencias de este profesional. “Si seguimos disgregando entre varias personas las funciones que debería llevar a cabo un director de Seguridad en el seno de las empresas estamos actuando en el vacío”, sentenció.
La segunda cuestión que abordó el representante de la Universidad de Comillas-ICADE fue si son suficientes o no los estudios de Seguridad que existen actualmente. Sobre ello, manifestó que “faltan elementos” (algo que considera desde que participó en el curso 86/87 de la Universidad de Comillas, el más antiguo dentro del marco formativo de Seguridad en España, según recordó). “Siempre he pensado que era necesario acudir a una diplomatura universitaria, como mínimo, para completar de verdad con formación las muchas competencias que puede llegar a tener un director de Seguridad en una empresa”, explicó Zarco. Por ello, aseguró, ha tratado de impulsar y apoyar las iniciativas presentadas en esa dirección ante el Ministerio de Educación, aunque el esfuerzo “ha sido en vano”.
La moderadora del debate abrió un paréntesis para preguntar por qué esas tentativas no han fructificado. A esta pregunta, el director del Curso Superior de Dirección de Seguridad en Empresas de la Universidad de Comillas-ICADE contestó: “quizás porque no hemos conseguido encontrar al interlocutor ideal y porque las asociaciones de directores de Seguridad tal vez no han puesto el foco de una manera intensa en ese objetivo. Nos ha faltado a quienes hemos formado parte de estas organizaciones buscar el interlocutor ideal e insistir mucho más”. Este profesional aludió, no obstante, a la falta de tiempo de quienes están al frente de las agrupaciones empresariales para justificar el segundo motivo de los expuestos.
Retomando su discurso, Zarco ahondó en el papel que tiene la Administración en el desarrollo de esta formación tan especializada. Al respecto, reconoció que “si el personal de seguridad tiene que agradecer a alguien el esfuerzo que se ha hecho en cuanto a requerimientos y desarrollo de la formación es al Ministerio del Interior”, ya que la normativa que les afecta ha recogido desde sus comienzos unos mínimos de duración de los cursos. “Si no hubiera sido por eso, a estas alturas la iniciativa privada no hubiera tenido la oportunidad de desarrollar planes de formación para el personal de Seguridad”, consideró. Prueba de ello es el aumento de 114 a 400 las horas de formación requeridas para los directores de Seguridad.

Roberto Hermida, Universidad de Comillas-ICADE
Roberto Hermida se retrotrajo al año 1989, cuando realizó el curso de Dirección de Seguridad de la institución con la que colabora. Contó que por entonces existía el debate acerca de las perspectivas laborales que ofrecía la especialidad en Seguridad Privada en comparación con otras. “¿Qué era el Marketing en aquellos años? ¿Qué eran Recursos Humanos frente a Personal? ¿Qué era Medio Ambiente? ¿Qué era Seguridad de la Información? Las universidades apenas ofrecían unos meros cursos de especialización”, recordó. Más de dos décadas después, “la sociedad no entendería que no hubiera una carrera de Marketing, no entendería que no hubiera una formación reglada en Seguridad de la Información o que un directivo de Recursos Humanos no tuviera una sólida y reconocida formación en su especialidad”, apostilló.
Si ha ocurrido esto, “¿por qué no sucedió lo mismo en Seguridad Privada?”. Para Hermida, la respuesta a su pregunta retórica reside en dos problemas: “uno exógeno y otro endógeno”. “El exógeno es la sociedad, que no ha tenido, ni tiene oportunidades de capacitación en nuestro sistema de educación básica, secundaria y superior en España para entender el modelo y ámbitos de actuación de la Seguridad Pública y Privada en su conjunto”, apuntó.
Al respecto, puso como ejemplo una reunión de directivos de una compañía: “Cuando nos sentamos en una mesa de Dirección a discutir sobre algún aspecto específico la de Seguridad en esa empresa, es habitual que estemos rodeados de profesionales con grados académicos en otras disciplinas y dotes de liderazgo y gestión de equipos; sin embargo, cuando hablamos de Seguridad, todos y cada uno de ellos opinan sobre el asunto”. Algo que no le sucedería, añadió, al director de Finanzas, por ejemplo, cuando estuviese disertando sobre algo relativo a su campo competencial. En definitiva –insistió–, al director de Seguridad, por lo citado anteriormente, en muchos casos, no se le ve “como un experto que aporta conocimientos y experiencia” y ello es debido a que en nuestro sistema educativo nacional no existe un cuerpo de doctrina y titulaciones regladas que pongan en valor la capacitación de dichos profesionales de Seguridad.
Por estos motivos, Hermida considera necesario que la sociedad conozca el marco referencial y el ámbito de actuación de la Seguridad Privada. A su entender, la población comprende que dentro de las FCSE, compuestas en total por 253.457 agentes –según los datos aportados por el propio invitado–, haya unos mandos superiores e intermedios y que haya una carrera profesional. Sin embargo, esto no sucede en el caso de la Seguridad Privada, a pesar de que en esta actividad trabajan –a sabiendas de no ser exhaustivos– más de 280.000 personas, “30.000 más que en la Seguridad Pública”, enfatizó Hermida.

Estos argumentos condujeron al representante del Curso Superior de Dirección de Seguridad en Empresas de la Universidad de Comillas-ICADE al segundo de los problemas por los que la formación en Seguridad Privada no ha alcanzado un grado superior: el endógeno. Según este invitado, los profesionales responsables de la Dirección de Seguridad tenían históricamente una preparación previa a través de las FCSE o las Fuerzas Armadas, que complementaban posteriormente con conocimientos en el plano de la Seguridad Privada. Ante este factor endógeno de falta de una carrera profesional en Seguridad Privada, el Ministerio del Interior trabajó en una mayor profesionalización; sin embargo, “no se ha sabido buscar la transversalidad”, opinó Hermida. “Se ha ido –únicamente– de la mano del Ministerio del Interior y, por tanto, no hemos podido acceder a unos estudios reglados en el ámbito nacional, homologados por el Ministerio de Educación y Ciencia; cosa que sí ha ocurrido con otras recientes especialidades, tales como Recursos Humanos, Riesgos Laborales, Marketing, etcétera”, criticó.

Varias opciones

Miguel Ángel Poveda, Instituto Internacional de Estudios en Seguridad
La Universidad de Salamanca, a la que pertenece Ana Isabel García, imparte desde hace años un Diploma en Criminología, que está equiparado por el Ministerio de Educación, a través de una Orden, con el título de diplomado universitario. De entre esta especialidad y otras relacionadas con la Seguridad, como la de Detective Privado o Director de Seguridad, el grueso del alumnado de este centro universitario se enmarca en ese diploma. El motivo es, según García, que muchos de los candidatos “no buscan exactamente Criminología, sino unos estudios de Seguridad reconocidos por el Ministerio Educación”. Muchos de los alumnos adscritos a este título propio realizan posteriormente el diploma de Detective Privado o el de Dirección de Seguridad, continuó.
La creación de un grado en Seguridad es un paso que las universidades “estarían encantadas” de dar, desde la perspectiva de esta docente. Sin embargo, hay obstáculos que pasan por la falta de reconocimiento de los planes formativos de Seguridad también en otros países. “La adaptación a Bolonia exige una armonización de los estudios a nivel europeo, y si la Seguridad en España no ha adquirido relevancia dentro de las aulas universitarias, menos lo ha hecho en el exterior”, lamentó en este sentido.
Otra dificultad la plantea la escasez de formación entre las categorías laborales más bajas dentro de este sector. Esto podría suponer “una limitación importante” para profesionales como los vigilantes de Seguridad, entre los que no hay profusión de estudios que permitan el acceso a la Universidad, sostuvo García.

Ana Isabel García, Universidad de Salamanca
Como conclusión, señaló que “quizás no se está presionando lo suficiente al Ministerio del Interior y al de Educación para que haya un reconocimiento [de los estudios superiores en Seguridad] y a lo mejor es un problema endógeno de las personas que ocupan determinados puestos”.
La Universidad Camilo José Cela, intentó hace tiempo crear un título de Seguridad Pública y Seguridad Privada, “pero se encontró con el problema de la Administración”, según Miguel Ángel Poveda. La institución ha optado por otras iniciativas, como el Máster en Dirección Internacional de Seguridad, en colaboración con la Unión Europea (que tiene 1.200 horas de duración, como titulación propia), o el de Protección Civil y Seguridad, cuyo alumnado está compuesto por profesionales en activo que desean una titulación oficial.
A pesar de que esta institución educativa no descarta volver a insistir en la creación de un grado de Seguridad, hay algunas incógnitas de peso, como la aceptación de este tipo de formación entre el alumnado potencial que no forma parte ya del elenco profesional del sector. “Pensamos que no [tiene dicha aceptación], que esta titulación tiene que ser para un perfil concreto, de alguien que entiende muy bien el concepto de la Seguridad”, manifestó el director del Instituto Internacional de Estudios de Seguridad. Por ello, en la Universidad Camilo José Cela se está apostando actualmente por el postgrado.

Francisco J. Vanaclocha, Universidad Carlos III de Madrid
El siguiente en intervenir en el foro fue Francisco J. Vanaclocha para quien, a pesar de “la potencia del sector de la Seguridad Privada”, existen “muchas dudas” que necesitan resolverse para definir el papel de las instituciones formativas en la preparación de los componentes de este sector. La pregunta fundamental es: “¿Son prescindibles las universidades en la formación de los profesionales de la Seguridad?”. En caso de que la respuesta sea afirmativa, “que se prescinda de ellas”, dijo; pero si son necesarias, hará falta “racionalizar, innovar y diseñar una formación coherente desde el punto de vista de las necesidades del mercado”.
A la hora de enfocar la formación, este profesor establece dos planteamientos, que pasan por “potenciar los contenidos, las perspectivas, los enfoques de Seguridad de forma transversal” y por resolver el “déficit de concienciación de los distintos ángulos de la Seguridad”, que motiva la idea de que la Universidad “da la espalda” a las necesidades del sector.
Vanaclocha afirmó que su perspectiva sobre el planteamiento de la formación es “contemplar la dualidad” de los mercados de la Seguridad desde la “vertiente tópica Seguridad Pública y Seguridad Privada”. Aún así, apostó por observar las necesidades de la Seguridad Pública, ya que “mucho de lo que llamamos tópicamente Seguridad Privada no deja de ser Seguridad Pública, gestionada por actores privados”.
Ya hay un grado
El encuentro dio un giro cuando la directora de la Escuela de Prevención y Seguridad Integral de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Rut Carandell, explicó al resto de invitados que hace dos años se incorporó a la oferta formativa de la institución catalana el Grado en Prevención y Seguridad Integral, lo que “demuestra que es posible que estas enseñanzas tengan rango universitario”.
Según desgranó la invitada, este grado de la UAB, que está adaptado a los planes de Bolonia, tiene una duración de cuatro años y permite alcanzar cuatro especialidades distintas en forma de menciones: Gestión de Riesgos a la Comunidad, Seguridad Laboral, Dirección de Seguridad Privada e Investigación Privada y Coordinación de Seguridad Pública. A su vez, el plan de estudios está sustentado en cuatro ejes: Calidad, Seguridad Integral, Responsabilidad Social Corporativa y Medio Ambiente.
“Lo que hicimos fue consultar a nuestros antiguos alumnos de otros cursos especializados en la materia –muchos de ellos directivos de organizaciones– y pensar con ellos qué era lo que faltaba en los estudios que habían tenido, en qué había que profundizar”, explicó Carandell. De esta manera, el grado en Seguridad es hoy una realidad en esa universidad.
Con este título se despejó también otra de las dudas suscitadas durante las anteriores intervenciones: la procedencia del alumnado. Según Carandell, a este título acceden graduados en Bachillerato o Formación Profesional, estudiantes de ciclos intermedios y personas mayores de 40 años, que entran a través de una acreditación de experiencia laboral, además de policías locales y directivos de Seguridad Privada.
Francisco de la Poza preguntó entonces si el Ministerio del Interior había planteado algún impedimento ante el programa formativo de la UAB. En respuesta, Carandell aseguró que este Ministerio, que se encarga del reconocimiento de los carnets profesionales, simplemente recomendó diferenciar las asignaturas y hacer especialidades distintas según el tipo de figura profesional.
En el mismo sentido, Ana Isabel García recordó que la recientemente publicada Orden Ministerial sobre personal de Seguridad Privada, establece esto en su artículo sexto, que dice: “En el supuesto de que el curso de Dirección de Seguridad forme parte de un programa de estudios de superior nivel académico, su contenido didáctico y horas lectivas deberán estar claramente diferenciados de éste y expedirse, en todo caso, un título específico con el nombre del curso reconocido en la autorización prevista en este artículo”. Algo que ahora se regula y que antes “era una laguna”.
En relación con dicha Orden Ministerial, Zarco apuntó que “la Orden sobre Personal de Seguridad Privada aporta rango legal a esas 400 horas e incluso enmarca un amplio contenido doctrinal de las mismas, con una rica variedad de materias. Pero esta estructura formativa debe ser, de una vez por todas, el prólogo de unos estudios universitarios como lo tienen otras actividades profesionales no muy alejadas de esta profesión”.

Rut Carandell, Universidad Autónoma de Barcelona
Antes de entrar en un debate a fondo, Ismael Las Hayas Gil, jefe de Formación de Grupo Ombuds, opinó que la infravaloración del director de Seguridad en relación con el resto de directivos es debido a “esa falta de una formación universitaria reconocida como tal”. “Qué menos que una carrera adaptada a la formación que uno tiene para poder dirigirse ‘de tú a tú’ con otros directivos”, expresó al respecto.
El hecho de que la Universidad de Salamanca tenga 1.700 alumnos, así como la demanda que reciben el resto de instituciones, “denota que hay una necesidad y una vía importante de dar formación a la gente”, comentó. Según Las Hayas, es además una cuestión de mejora para aquellos profesionales que entraron en el sector con una formación de nivel medio y que, con el paso del tiempo, desean aumentar su capacitación.
Ir de la mano

Ismael Las Hayas Gil, Grupo Ombuds
Mercedes Oriol planteó si, dada la madurez del sector, ahora es un buen momento para ‘acercarse’ al Ministerio de Educación para solicitar el reconocimiento oficial de un grado en Seguridad, teniendo en cuenta que este foro es un buen ejemplo de que el diálogo y la puesta en común de ideas entre todas las universidades que ofrecen estudios relacionados con la Seguridad es posible.
Roberto Hermida manifestó que en esta cuestión habría que buscar una “convergencia” de los títulos que existen actualmente, ya que no hay uniformidad, sino que cada universidad plantea unos estudios de Seguridad distintos. “Hay una eclosión tal de distintas titulaciones que podría llegar a confundir al mercado, y por ende difuminar los objetivos a conseguir”; por tanto, “esta podría ser una buena ocasión para la mediación del Ministerio de Educación y Ciencia y poner un poco de orden y concierto en estos primeros estadios. Luego será tarde”, expresó.
Para José Manuel Zarco, la unión para interactuar con la Administración y conseguir la creación de un título universitario ha de producirse a través de las asociaciones de directivos. Éstas “deberían fijarse como un objetivo irrenunciable el estudio y la definición, conjuntamente con los responsables de la formación universitaria en materia de Seguridad, de los contenidos doctrinales y el marco temporal de los estudios que está demandando el Grado Superior de las Ciencias de la Seguridad Privada (por aportar un nombre significativo), para elevar una propuesta firme que invite al Ministerio de Educación a formalizar estos estudios, y para cuyo objetivo sería de gran ayuda la colaboración del Ministerio del Interior”.
Francisco de la Poza insistió, no obstante, en que una de las cuestiones cruciales es conocer si un grado superior en Seguridad tendría demanda. Por su parte, se mostró optimista después de escuchar los resultados de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Ya hay un grado, y los demás podemos ir por ese camino”, señaló.
Sobre la demanda potencial, Hermida piensa que la habrá “en cuanto haya un nicho de mercado de jóvenes que quieran iniciar sus estudios y carrera en Seguridad Privada y otro nicho de mercado interno de los profesionales en ejercicio”. Eso sí, se hace preciso considerar que, actualmente, el perfil del alumnado es el de una persona con ocupaciones laborales que le impiden realizar cursos presenciales con horarios prolongados. “Si a una persona que está ahora en puestos de responsabilidad en Seguridad se le da la oportunidad, de una forma llevadera, de conseguir esa ansiada titulación reglada, el futuro está asegurado, porque cuando ese profesional requiera de colaboradores tendrá claro el perfil que desea, que será el de una persona que tenga como mínimo su preparación”, afirmó.
Perfil del director de Seguridad

Además de los conocimientos en su especialidad, el director de Seguridad ha de tener unas capacidades y habilidades que lo diferencien. En ese sentido, Mercedes Oriol preguntó a los asistentes cuál es el perfil que debe tener un “directivo” de Seguridad, diferenciando entre esta figura y la habilitación de “director” de Seguridad que otorga el Ministerio del Interior.
Para Francisco J. Vanaclocha, “sería importante que tuvieran conocimientos jurídicos, científico-sociales, económico-financieros, de gestión directiva aplicada a los mercados de Seguridad y también conocimientos tecnológicos”. En definitiva, “habría que combinar un conocimiento suficiente en materias de muy diverso tipo”, aunque hay que ser conscientes de que ello podría derivar en “una batalla entre los diferentes departamentos [de una universidad] en la que se corre el riesgo de que lo menos importante fuera la formación”.
Asimismo, para este profesor, a pesar de que los cuatro años de un grado pueden parecer mucho tiempo, serían pocos si se pretende abarcar demasiado. “Se trata de no agotar en un grado la cantidad de contenidos posibles, pero eso entra dentro de la capacidad del mercado universitario actual”. La idea expuesta por Vanaclocha se traduce en que cada universidad ofrezca al mercado diferentes opciones, “unas más centradas en el aspecto jurídico, otras en el científico-social, otras en el tecnológico…”, para que después el alumno escoja entre todas ellas”.
Roberto Hermida se mostró de acuerdo con este planteamiento, pero apuntó la necesidad de “ser conscientes y consecuentes” con el nicho de mercado y el tipo de empresas. Según los datos que maneja este profesional (procedentes del INE), en España hay 5.078 empresas medianas, 20.843 pymes y 3.265.342 microempresas. Sólo el 0,15 por ciento de las compañías son macroempresas. “Por tanto, tendremos que ser muy cuidadosos con la capacitación que vamos a dar a esos profesionales, quienes, en la mayoría de los casos, tendrán que asumir responsabilidades multidisciplinares.
Al margen de los conocimientos adquiridos, el director de Seguridad ha de reunir otras cualidades. La UAB ha dibujado un perfil de ingreso a su grado de Seguridad. Rut Carandell explicó que “tienen que ser personas con capacidad de análisis, para tomar decisiones en situaciones de control y de organización, planificación y dinamización de equipos humanos”.
A esto se sumó Ismael Las Hayas, para quien el directivo, además de la formación en aspectos técnicos, “tiene que tener una serie de habilidades para interactuar con el resto de la Directiva”. Una de ellas es la comunicación, ya que estos profesionales han de saber transmitir al resto de los componentes de la Directiva de una organización las necesidades en relación con la Seguridad.
El jefe de Formación de Grupo Ombuds se refirió a la obligación de que el responsable de Seguridad de una empresa adquiera “conocimientos o destrezas”, que son comunes con los directivos de otras áreas.
Otro aspecto que hasta el momento no se había contemplado acerca del perfil del director de Seguridad fue el que apuntó Francisco de la Poza: “el director de seguridad también tiene que ser vendedor”. Sus funciones dentro de una empresa se lo exigirán, sobre todo a la hora de presentar propuestas a la alta Dirección de una empresa. “Es lo que luego pide el mercado, que presentes una cosa buena, de calidad… pero que sea rentable”, argumentó.
Al tratarse de Seguridad Privada, los proyectos no solo han de ofrecer garantías de protección, sino también una rentabilidad. “A la Seguridad Pública se le pide eficacia, pero a la Privada se le pide eficiencia”, expresó el invitado. Desde su punto de vista, a la hora de presentar una propuesta hay que hacerlo otorgándole una perspectiva de inversión, no de coste. Por ello, es importante que el futuro director de Seguridad “interiorice” este enfoque, al margen de los conocimientos técnicos.

¿Versatilidad o especialización?

Javier Borredá, Seguritecnia
Antes de finalizar el coloquio, Francisco J. Vanaclocha planteó que habría que definir si los planes formativos de un grado han de abarcar absolutamente todas las especialidades con las que puede estar relacionado el director de Seguridad o crear especialidades.
Al respecto, Francisco De la Poza apuntó que la demanda social se dirige más a “lo que es la Seguridad en sí”. Aunque “eso no quiere decir que no se recurra a otro tipo de profesionales”, este responsable de Grupo Ombuds opina que un grado en otras especialidades como Criminología o Detective Privado no tendrían tanta salida.
Roberto Hermida, por su parte, advirtió: “lo que hay que analizar es cuál es el objeto que tiene la formación reglada en Seguridad Privada. Por ejemplo, creo que el objetivo profesional y el contenido curricular en la formación de un criminólogo tiene escaso entronque con las disciplinas y actividades a desarrollar por un directivo de Seguridad Privada”.
Para Vanaclocha, dado que está probado que ya se puede hacer un grado, y el de la UAB es un ejemplo, “todas las universidades, en la medida en que vean una ventana de oportunidad y una posibilidad de adquirir prestigio, se posicionarán y harán sus ofertas. Unas optarán por el diseño de un grado específico y otras desde el posgrado”. Pero, en definitiva, “la Universidad ya está abierta a grados específicos de Seguridad”, como el de la Universidad Autónoma de Barcelona o el nuevo Grado en Ingeniería de la Seguridad diseñado para la Guardia Civil, que se impartirá adscrito a la Universidad Carlos III.
Javier Borredá finalizó el foro exhortando a los presentes a unir esfuerzos en pro del avance de la formación en Seguridad. “Si de lo que se trata es de que se reconozca un grado, hay que tener en cuenta que la unión hace la fuerza”, por lo que la suma de voces es la senda para conseguir dicho objetivo.


© 2005 Editorial Borrmart – C./ Don Ramón de la Cruz,

La Empresa de Seguridad del Futuro. (Negocio e innovación en seguridad) Carlos Blanco Pasamontes Director Nacional EULEN SEGURIDAD

La Empresa de Seguridad del Futuro — Presentation Transcript

  • 1. La Empresa de Seguridad del Futuro. (Negocio e innovación en seguridad) Carlos Blanco Pasamontes Director Nacional EULEN SEGURIDAD
  • 2. Indice 1. Situación Actual 2. Nuevos Retos 3. El Futuro 4. Conclusiones 2
  • 3. 1.- Situación Actual Mercado de la Seguridad Empresas de Seguridad Privada Empresas de Seguridad TIC de nicho Empresas con Divisiones de seguridad Consultoras de Seguridad Consultoras con Divisiones de seguridad 3
  • 4. 1.- Situación Actual La principal necesidad de las empresas es: Garantizar la continuidad de sus operaciones Garantizar la seguridad de todos sus activos tanto tangibles como intangibles 4
  • 5. 1.- Situación Actual Problemas Múltiples proveedores de seguridad Gran necesidad de coordinación Zonas grises Riesgos no cubiertos No existe una visión global Dependencia de varios departamentos 5
  • 6. 2.- Nuevos Retos Nuevas Amenazas Nuevos escenarios 6
  • 7. 2.- Nuevos Retos Protección de los activos tangibles e intangibles. Tratamiento integrado de los riesgos Protección del ciclo productivo completo Visión de la seguridad como proceso 7
  • 8. 3.- El Futuro Empresas de Seguridad que: Den respuesta a la necesidad actual de seguridad global Ante cualquier amenaza En cualquier escenario 8
  • 9. 3.- El Futuro Empresas de Seguridad que: – Sean aliados estratégicos de sus clientes, colaborando en la consecución de sus objetivos – Les ayuden a garantizar la continuidad de sus operaciones – Den protección a todos sus activos, sean materiales o inmateriales – Aporten generación de valor 9
  • 10. 3.- El Futuro Empresas de Seguridad: Innovadoras Comprometidas con la excelencia en la prestación de servicios Comprometidas con la honestidad y ética profesionales Comprometidas con la Seguridad de nuestra Sociedad 10
  • 11. 4.- Conclusiones Es necesario un nuevo modelo de Empresa de Seguridad: Capaz de prestar todos los servicios de seguridad que demandan los clientes. Flexible y ágil para adaptarse a los nuevos escenarios y riesgos Consciente del rol que representa Innovadora 11
  • 12. 4.- Conclusiones La Empresa de Seguridad del Futuro…. Es presente 12
  • 13. Fin de la presentación Muchas gracias 13

El Director de Seguridad y el Liderazgo Político (y IV)

El Director de Seguridad y el Liderazgo Político (y IV)

Expertos relacionados:

El Director de Seguridad y el Liderazgo Político (III) (20/03/2012)
El Director de Seguridad y el liderazgo político (II) (13/03/2012)
El Director de Seguridad y el liderazgo político (I) (06/03/2012)


Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad


Fuente: Belt Ibérica
Fecha: 27/03/12
   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

En la columna anterior indicábamos que íbamos a reflexionar sobre la “pasión y la inteligencia emocional”, siempre desde el punto de vista del liderazgo político, pensando en lo que puede ser de utilidad para el Director de Seguridad o cualquier miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de las Fuerzas Armadas.
En primer lugar tendremos que interrogarnos sobre el concepto “pasión”. Aunque parezca una cuestión nimia, no lo es, porque todos los lectores deben tener la misma idea del significado de dicha palabra.
En los documentos OTAN existen los “term of reference” o términos de referencias, con los cuales se fijan lo que se quiere expresar con cada palabra significativa. Como curiosidad diremos que en el Tratado de Utrech, firmado en 1713 entre España e Inglaterra, como no se definieron previamente los conceptos, se ha traducido al inglés la “cesión de propiedad” de Felipe V a la reina Ana, por “cesión de soberanía”, cuestión que lleva coleando más de tres siglos. España expresa que entregó Gibraltar como se hace con una finca, es decir que la propiedad es del que compra, mientras que la soberanía queda en el propio Estado, mientras que para los británicos se cedió la soberanía sin aguas territoriales ni espacio de otro ámbito, lo cual es un sinsentido con respecto al concepto de “soberanía”. Si algún lector quiere profundizar en este tema de Gibraltar, puede consultar el documento “Gibraltar”, publicado en el número 619 de la revista Ejército (año 1991), en donde el autor de estas líneas compartió trabajo con los ilustres tratadistas militares: general Uxó Palasí y contralmirante Salgado Alba, conociendo que los razonamiento y conclusiones fueron empleados por los diplomáticos españoles en su pugna contra sus homónimos británicos.
Si tomamos el Diccionario de la Real Academia vemos que el concepto “pasión” tiene múltiples significados, por lo que consideraremos la acepción 5: Sentimiento, estado de ánimo o inclinación muy violentos, que perturban el ánimo; como el amor vehemente, el odio, la ira, los celos o un vicio. También en la 8 se indica: falta de ecuanimidad. ~ Apasionamiento.
No recogido por la RAE, pero si aceptado, cuando se une pasión con hablar: “Hablar con pasión” quiere expresar que se hace con verdadera convicción de lo que se  dice, conociendo perfectamente de lo que se está hablando y que se quiere transmitir de esta forma al interlocutor. Esta forma de hablar también se refiere a “hablar con ardor, intensidad, vehemencia o fogosidad”. Pero en todo ello siempre debe existir un equilibrio, porque si nos pasamos en el apasionamiento, en la vehemencia y en la intensidad, y encima nos estamos dirigiendo a una colectividad, fácilmente manipulable, estamos entrando en el terreno de la “excitación colectiva”, obligando a la “masa” que se abstraiga de su miedo individual y se aferre al conjunto para llevar a buen término lo que con tanto apasionamiento, vehemencia y credibilidad (aparente) está lanzando sobre ellos el líder político.
¡Cuántas veces las masas han explotado ante el mensaje incendiario de un líder político! ¡Cuántas veces las masas han incendiado, amenazado y matado por esa causa! No pongamos ejemplos, pero los hay a miles.
Desgraciadamente la Historia política no ha culpado de esos desmanes populares al o los líderes políticos y si ha habido alguna sentencia siempre ha sido menor.
En época de elecciones -­demasiados procesos hay en España y en cualquier país democrático cuando por razones económicas deberían refundirse en una, dos o tres, fechas y no cubrir el calendario anual con acontecimientos de esta índole-, en los mítines se emplea un lenguaje que nada tiene que ver con la ponderación, sino que se va simplemente a excitar a una colectividad para que se enfrente a los de las otras facciones ideológicas, llegándose por los miembros más radicales de cada de ellas al enfrentamiento violento, destrozándose el mobilario urbano, cebándose contra las fuerzas y cuerpos de seguridad que intentan frenar los desmanes, y en ocasiones, gracias a Dios que son contadas, directamente contra el opositor, por el mero hecho de serlo.
El líder político que ha generado esa violencia innecesaria se frota las manos satisfecho de que ha conseguido “presión en la calle” contra su oponente ideológico. Ejemplos los hay a diario, como la “tensión” para ganar las elecciones que le comentaba Rodríguez Zapatero a Gabilondo o viceversa; o las manifestaciones últimas contra la reforma laboral, clamando determinados líderes por la presión en la calle para pararla y echarla abajo, demostrando con ello su total incompetencia, cuando no han sabido trasladar su mensaje a la “masa silenciosa” para obtener su apoyo en las urnas.
Aunque parezca paradójico, siempre en menor medida, algo de esto puede pasar al director de seguridad, desde el momento que imparte una consigna a un vigilante o vigilantes de “impedir a toda costa”; “reducir cualquier altercado”, etc. Con tanta vehemencia que el subordinado “escuchante” lleva a cabo la misión que se le ha encomendado con violencia, sobrepasándose en sus cometidos, sin que le sirva de atenuante ante el juez el “ardor” con que se le ordenó cumplir su función. Casos de este tipo ha habido y seguramente habrá y de esta manera se han producido muertes y daños personales innecesarios.
En las fuerzas y cuerpos de seguridad y fuerzas armadas puede ocurrir algo similar, principalmente en unidades llamadas de “élite”. La Unidad de Intervención Policial (UNIPOL) de Santa Cruz de Tenerife, creada por el Ayuntamiento diferenciándola del resto del cuerpo de policía, le ha originado más de un quebradero de cabeza (al menos en años anteriores). Su carácter “resolutivo” contra cualquier alteración de la tranquilidad ha sido causa de denuncias, ¿se ha empleado mal el concepto de liderazgo político para esta unidad?
La “pasión” es buena, pero el líder político o no debe atemperarla con la “inteligencia emocional”.
En otra columna enunciábamos las características de la “inteligencia emocional”, según Daniel Goleman (página 65 de la edición de editorial Kairos, de Barcelona, 1996), en la cual se reflejaban unas capacidades individuales y otra la de “empatizar y confiar en los demás”, pero en definitiva el objetivo último de nuestra inteligencia emocional es “lograr dominar nuestras pasiones”.
Esta afirmación nos conduce a la reflexión que el líder político, al igual que cualquier otro, no puede dejarse llevar por su “pasión” y arrastrar a la perversión colectiva a una masa informe de personas, sino que debe sentir pasión en lo que dice, es decir ser convincente, tener propiedad en el planteamiento, exponerlo con ardor y vehemencia, pero al mismo tiempo limitar la pasión incontrolada de la “masa” a los justos límites de la razón.
Cuando se oyen unas declaraciones políticas de un perdedor que expresa: “lo que no hemos ganado en las urnas debemos conseguirlo en la calle”, es una muestra de que líderes políticos, en el concepto estricto de liderazgo hay muy pocos.
¿Fueron Hitler y Mussolini líderes políticos? En la reflexión de sus actos está la respuesta.
Expertos relacionados:

El Director de Seguridad y el Liderazgo Político (III) (20/03/2012)
El Director de Seguridad y el liderazgo político (II) (13/03/2012)
El Director de Seguridad y el liderazgo político (I) (06/03/2012)