Separarse de alguien a quien se ama es uno de los sentimientos más dolorosos que el ser humano puede experimentar. Es causa de sufrimiento y de un profundo pesar. pues significa perder el amor en sí, y el amor es la mejor forma de felicidad conocida por el hombre.

Libro: ¡No le llames más!

Separarse de alguien a quien se ama es uno de los sentimientos más dolorosos que el ser humano puede experimentar. Es causa de sufrimiento y de un profundo pesar. pues significa perder el amor en sí, y el amor es la mejor forma de felicidad conocida por el hombre.

 

El sentimiento que provoca el hecho de renunciar al amor que hubo se ha convertido en la inspiración de gran parte de nuestra cultura en la actualidad. Sólo hay que escuchar las diez primeras canciones de las listas de éxitos. Prácticamente todas tratan de la ternura y la añoranza que despierta un amor perdido. La mayoría de las baladas que interpretan las grandes damas del jazz tratan de rupturas amorosas.

 

Las películas pueden contar historias acerca de la dificultad que tienen las mujeres para renunciar al amor. Atracción fatal es la historia de una mujer que se convierte en una asesina psicópata debido a su obsesión por un hombre casado que la rechaza. La historia de Adele H., de François Truffaut, trata de una mujer que se vuelve loca tras perder la hombre del que se había enamorado. Del mismo modo, la televisión y el teatro también cuentan historias acerca de las personas incapaces de recuperarse tras una ruptura. Los periódicos, por su parte, están repletos de historias de gente que no pueden superar su situación por mucho dolor que les cause.

 

¿POR QUÉ SÉ TANTO ACERCA DEL PROCESO DE SUPERACIÓN DE UNA RUPTURA? (RELATA LA AUTORA).

 

Porque yo misma pasé por esa experiencia. Años atrás, me enamoré de un hombre atractivo, carismático, elocuente y espiritual. Durante el tiempo que duró nuestra relación, me volví emocionalmente dependiente de él. Me enseñó mucho acerca de la espiritualidad. Era cariñoso y amable, y creí que me comprendía como nunca antes nadie lo había hecho. Sin embargo, cuando le expresé mi deseo de que se comprometiera, se marchó.

 

Ahora, cuando miro atrás, siento y creo que su repentino y casi cruel rechazo estaba causado por sus problemas para relacionarse. Cuando lo conocí, me dijo que en más de siente años no había tenido ninguna relación y que no tenía intención de comprometerse. Me enamoré de él de todos modos, deseando ser la excepción. Pese a mi capacidad profesional como psicoterapeuta, no pude más que sentirme herida y profundamente deprimida. Tuve que emprender un difícil proceso de superación para poder recuperarme y seguir adelante con mi vida. Durante ese mismo tiempo, me encontraba tratando a mujeres con dificultades para superar la ruptura de una relación amorosa, por lo que decidí, al fin, crear un grupo de psicoterapia llamado «¡No le llames más!». Realizamos varias sesiones en la comunidad y pronto empezaría a aparecer en radio y la televisión como «experta en relaciones». Parecía que mi camino ya estaba decidido.

 

A través de mi propia experiencia personal y profesional, aprendí lo mucho que puede llegar a afectar a una persona adulta un abandono o un rechazo. El dolor del rechazo puede alcanzar hasta lo más profundo del ser humano. Una mujer, por ejemplo, puede llegar a obsesionarse hasta tal punto por un hombre que la ha rechazado, que la rabia y el deseo que siente por él llegarán a consumirla. He conocido mujeres que han perdido la salud, el dinero, el trabajo, sus hijos, incluso que han ido a la cárcel, a causa de su preocupación por el hombre que las abandonó. En el grupo de terapia han participado mujeres al borde del suicidio por una ruptura y incapacidad de superarla.

 

La mujer ha recorrido un largo camino para independizarse económicamente del hombre, pero todavía queda mucho trabajo por hacer para alcanzar la independencia emocional. Existen demasiadas mujeres económicamente autosuficientes que soportan relaciones emocional y físicamente abusivas por temor a que las abandonen. Prefieren mantenerse al lado de un hombre que las maltrata, las humilla o las rechaza que arriesgarse a quedarse solas.

 

 

Este libro, los ejercicios que en él aparecen y el programa de diez pasos desarrollado a partir del trabajo de Rhonda Findling con las mujeres del grupo de terapia te ayudarán a recuperarte del dolor de una relación rota. Aunque la mayoría de las mujeres de la terapia estaban pasando por una separación, había algunas que seguían inmersas en una relación con un hombre nada aconsejable y que lo que buscaban era la fuerza y el apoyo necesarios para romper. Otras sentían que estaban actuando ciegamente, respondiendo a su desesperación por no quedarse solas, y buscaban una nueva perspectiva sobre su comportamiento.

 

Si en estos momentos mantienes una relación y un exceso de ansiedad hace que quieras llamarle por miedo a que te abandone o que pierda interés, éste también es tu libro. Recurre a las utilidades del libro para centrarte y no dar la impresión de estar necesitada o desesperada. Esto puede poner en contra al mejor de los hombres. Si lo que ocurre es que estás sufriendo por una ruptura, puedes utilizar el libro para reponerte. Conseguirás controlarte y no salir detrás de tu ex y recuperarte de la pérdida con tu orgullo y autoestima intactos. No solo sobrevivirás, triunfarás. Incluso puede que te animes a buscar un nuevo amor, uno que siempre esté ahí para ti.

http://www.segurpricat.info

http://www.momentos.fm

 

 

Fuente: libro «No le llames más» de Rhonda Findling, de la editorial Urano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *