Alberto Recarte ha vuelto este miércoles a su cita semanal con los seguidores de Es la Noche de César. El economista y consejero deLibertad Digital ha respondido a las dudas sobre la situación económica que le han planteado los oyentes de esRadio:

Recarte responde: «Lo peor para los pensionistas sería no cumplir el objetivo de déficit»

Como cada semana, el consejero de LD ha respondido a las dudas de los oyentes de Es la Noche de César.

 

LIBRE MERCADO 

Alberto Recarte ha vuelto este miércoles a su cita semanal con los seguidores de Es la Noche de César. El economista y consejero deLibertad Digital ha respondido a las dudas sobre la situación económica que le han planteado los oyentes de esRadio:

– Montoro ha dicho que no tenemos que sacralizar el objetivo dedéficit del 6,3%. ¿Está de acuerdo?

– No. El 6,3% hay que sacralizarlo y yo creía que Montoro lo tenía sacralizado. Hace una semana dijo que el primer objetivo de la política económica del Gobierno debía ser el cumplimiento del déficit. Esas declaraciones no las entiendo. Para darle una interpretación benévola, me permito creer que lo que ha hecho Montoro es matizar (puesto que Olli Rehn fue el que salió primero a hablar de un 7%). Montoro deja un cierto espacio a la duda de si va a ser un 7% o no. Pero las palabras del ministro son una contradicción con lo que el propio Montoro había dicho hace una semana.

– ¿Qué le han parecido los datos de déficit autonómico del tercer trimestre de este año?

– En conjunto son positivos. Estar en el 1,1% en términos de Contabilidad Nacional es un buen dato en la medida en que de verdad recoja todo lo que tiene que recoger y en la medida en que no haya engaños o facturas no declaradas. Desde ese punto de vista es un muy buen dato y es sorprendente (tanto que la mayoría de la gente no se lo cree). Es cierto que hay autonomías que han sobrepasado el objetivo para todo el año (el 1,5%), pero también hay otras que tienen un amplio margen hasta llegar al 1,5%. Los meses de octubre, noviembre y diciembre son sustanciales desde el punto de vista del gasto y del ingreso público. Hay muchos temas en juego. Entre otras cosas, las autonomías no van a tener que pagar la paga extra de los funcionarios, lo que es un ahorro del orden de 2.500 millones de euros, lo que les permitirá acercarse mucho a ese 1,5%.

Hay personas que dicen que el déficit se está conteniendo no pagando facturas. Yo tengo la información de que es así a nivel de Estado. Pero depende de lo que congeles. Si congelas inversiones públicas, por ejemplo, que simplemente se dejan de hacer eso no es déficit acumulado para el año que viene, eso es disminución de gasto. Pero si paras el gasto corriente, dejas de pagar facturas (como farmacias o la luz o algo parecido) eso sí es déficit oculto. Hay margen que no sabemos cuánto es, pero que sin duda hay autonomías que lo están utilizando, pero no tenemos información suficiente.

– ¿Ha sido tan malo el dato de desempleo de noviembre como lo parece?

– Ha sido muy malo, pero no tanto como parece. De las 200.000 personas que han dejado de cotizar, unas 90.000 son cuidadores que estaban dados de alta en la Seguridad Social pero les pagaba la Administración Pública. La decisión de dejar de pagarles la Seguridad Social ha hecho que nadie les cubra los gastos y se den de baja. Todo esto pone de relieve el disparate de la ley de dependencia. La decisión del Gobierno en este sentido era inevitable.

– Con 16,5 millones de afiliados a la Seguridad Social, ¿qué futuro les aguarda a nuestras pensiones?

– El tema es que ahora mismo las 16,5 millones de personas dadas de alta en la Seguridad Social, de una manera u otra, están soportando a los 6 millones de desempleados (3 millones con prestación) y a los 8,1 millones de pensionistas. O sea 16,5 millones de personas soportan a 14 millones, de los que 11,1 reciben algún tipo de prestación. Es un panorama muy complicado, una situación inédita.

La mayor parte de los pensionistas no tiene fondos de pensiones privados, aunque lo que sí tienen es la casa en propiedad. En cualquier otro país, las pensiones públicas son mucho más bajas pero normalmente la mayor parte de los pensionistas tiene un fondo privado (igual más o menos al público), pero sólo el 50% quizás sea propietario de su vivienda.

– ¿Ha hecho bien en congelar las pensiones? ¿No están pagando los jubilados los excesos de las autonomías?

– El Gobierno no ha tenido otro remedio que no subir más las pensiones. Es lo mejor que les puede pasar a los pensionistas. Yo no habría subido las pensiones incluso para el año que viene si no cumplimos el objetivo de déficit. El problema de los pensionistas es que empiecen el año con una pensión determinada, que España tenga que pedir un rescate y en ese caso una de las condiciones de la UE será rebajar las pensiones. Lo peor que les puede pasar a los pensionistas es que el Estado no cumpla el objetivo de déficit y que tenga que pedir el rescate: la primera decisión en Grecia, Portugal o Irlanda ha sido reducir las pensiones nominalmente. Era una decisión indiscutible y no entiendo por qué ha tardado tanto el Gobierno en reconocerlo.

– ¿Por qué hemos de rescatar a Cataluña?

– El Gobierno español está rescatando a todas y a ninguna de las autonomías. Lo que ocurre con las regiones que van a recibir liquidez del Fondo de Liquidez Autonómica es que cuando les vencen deudas, no tienen dinero para renovarlas, porque nadie las quiere renovar, porque todo el mundo prefiere prestar directamente al estado español. Ahí no hay rescate.

Pero en la medida en que Cataluña no cumpla con el objetivo del 1,5%, sí sería un rescate en la diferencia que haya con esa cantidad. Pero estamos hablando que de un total de financiación de 5.000 millones de euros que ha pedido a lo largo del año, el rescate será de 500 o 600 millones. El año que viene todas van a ir al fondo, porque por definición si existe el estado todo el mundo va a querer ir al Estado.

– ¿Cómo valora los resultados de la regularización fiscal?

– Tenemos muy pocos datos. Sabemos que Hacienda ha ingresado 1.200 millones en lugar de los 2.500 que esperamos. En palabras del ministro eso significa al menos «12.000 millones de bases imponibles». La información que a mí me llega es que es posible que sea una cantidad mucho mayor, entre 20.000 y 30.000 millones. Eso no ha pagado el 10% sino un tipo fiscal inferior, porque lo que ha ocurrido es que se ha regularizado dinero negro no sujeto a imposición (impuestos que habían prescrito). Lo que también hay son declaraciones complementarias de otros impuestos que aumentarán los ingresos de Hacienda. Y lo más importante para la economía española es que si de verdad han aflorado 20.000 ó 30.000 millones, prácticamente a un coste cero para la economía española, es algo equivalente a lo que ha hecho la UE, rescatándonos con 40.000 millones para la banca. En un mes, pueden haber entrado 40.000 millones por una parte sobre la que se va a pagar el 0,75% y 30.000 millones sobre los que no se va a pagar nada como país. Ésa es la parte positiva de la regularización.

– ¿Qué opina de la política de privatización de la gestión de hospitales que está promoviendo la Comunidad de Madrid?

– Nada nuevo. Ya existe el modelo en toda España. La protesta de los empleados no tiene que ver con la privatización. Es una muestra de un colectivo más que echa las muelas por como consideran que les han tratado: les han congelado el sueldo tres años, les han quitado la paga extraordinaria, incentivos, moscosos,… Todo esto es un deterioro en el nivel de vida muy notable. Además, en Madrid, el PSOE e IU han conseguido movilizarlos y convencerles de que su situación es especial… pero no es especial. Están tan mal tratados como todos los españoles como consecuencia de diez años de crecimiento descontrolado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *