Archivo por días: 5 febrero, 2013

De nuevo, seis agentes de la Policía Nacional han resultado heridos después de que un grupo de violentos antisistema les propinaran una paliza, con todo tipo de armas, en uno de los vestíbulos de la estación de Metro de Cuatro Caminos, confirma la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los hechos ocurrieron ayer, domingo, a la una de la madrugada. Cinco agentes han tenido que recibir la baja médica, según fuentes policiales

Brutal ataque de medio centenar de antisistemas según testimonios la mayoria venian de Barcelona a seis policías

tatiana g. rivas@tatianagrivas / madrid
Día 05/02/2013 – 01.17h
Temas relacionados

Los agentes resultaron heridos y 18 radicales detenidos en el metro de Cuatro Caminos el domingo de madrugada

Brutal ataque de medio centenar de antisistemas de Barcelona a seis policías
De nuevo, seis agentes de la Policía Nacional han resultado heridos después de que un grupo de violentos antisistema les propinaran una paliza, con todo tipo de armas, en uno de los vestíbulos de la estación de Metro de Cuatro Caminos, confirma la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los hechos ocurrieron ayer, domingo, a la una de la madrugada. Cinco agentes han tenido que recibir la baja médica, según fuentes policiales.
Se acercaba la hora del cierre de Metro cuando un grupo de entre 50 y 70 individuos de apariencia «punkie» se adentró en la estación de Cuatro Caminos que se ubica en la avenida Reina Victoria, 1, perteneciente al distrito de Chamberí. Procedieron a saltarse uno a uno los tornos bajo la atenta mirada de un vigilante de seguridad. Este avisó a la Policía Nacional. Rápidamente se presentó en el lugar un indicativo. En cuanto los agentes bajaron al suburbano, el multitudinario grupo les esperaba con tono desafiante y preparado con un bate, puños americanos y navajas.

Bate, navajas y puños

Los infractores rodearon a los policías y sin dudarlo ni un momento les propinaron, entre insultos, una paliza utilizando todas sus armas e incluso un monopatín que llevaba uno de ellos. En medio de la contienda, los agentes pidieron refuerzos. Cuando llegó la ayuda pudieron detener a 18 de los asaltantes. El resto, escapó. Seis agentes tuvieron que ser atendidos en un centro médico por contusiones y heridas de diversa índole. Las fuentes consultadas no pudieron confirmar el estado de gravedad.
Según detalla la Policía Nacional, los detenidos son «violentos antisistema pertenecientes al movimiento “okupa”. Provenían de diferentes ciudades de todo el territorio nacional, pero principalmente de Barcelona. Se incautaron navajas, puños americanos y un bate». «La seguridad en esta estación es ínfima y es una zona bastante conflicitva. Siempre hay problemas con los los latinos y con los “punkies”», detallaron trabajadores del suburbano.
La Policía Nacional investiga lo ocurrido. Se desconoce si este grupo provenía de la protesta que aconteció en Génova y que discurrió hasta el Congreso de los Diputados durante la noche del sábado, tras la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sede de los populares.

Otros asaltos

Esa medianoche también hubo un detenido de 39 años en las inmediaciones de la Puerta del Sol. Se le acusa de los delitos de atentado contra la autoridad y resistencia. El delincuente no contaba con antecedentes.
En Barcelona opera un grupo radical de antisistema que ha crecido en adeptos en los últimos años, sobre todo desde que surgió el movimiento del 15-M. En la Ciudad Condal se refieren a ellos como «terroristas de baja intensidad». Desde el año pasado, su actividad ha ido in crescendo protagonizando actos vandálicos de diversa índole en las manifestaciones y diferentes huelgas: quemas de contendores, destrozos en establecimientos y ataques a las Fuerzas del Orden.
Las hechos en los que policías se convierten en víctimas se repiten de forma preocupante. Hace unas semanas este diario publicaba las imágenes de cómo dos agentes de la comisaría de Carabanchel recibían una paliza por parte de una familia de etnia gitana residente en el barrio de Alto de San Isidro. Los hechos se remontaban a 2011. El pasado 25 de septiembre, los policías pertenecientes a la Unidad de Intervención Policial (UIP), eran atacados con el lanzamiento de botellas, tornillos, cristales y «casi 300 kilos de piedras» por parte de radicales en la cita de «Okupa el Congreso». En la manifestación de los mineros del 12 de julio de 2012, las escenas eran similares. Siempre los mismos: los radicales que revientan y generan disturbios en cualquier protesta.

"Hemos intentado construir una democracia que han destruido los grupos narco-yihadistas", declaró Coulibaly en una conferencia pronunciada en la universidad Science-Po de París, donde aseguró que una paz entre Mali y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) "no es posible".

Mali no negociará la paz con los 8.000 yihadistas que combate en el norte

efe / parís
Día 05/02/2013 – 01.44h
Temas relacionados

El ministro maliense de Exteriores descarta la búsqueda de un acuerdo con la rama magrebí de Al Qaida

El ministro de Exteriores de Mali, Tiéman Hubert Coulibaly, aseguró ayer que su país no buscará un acuerdo de paz con los cerca de 8.000 «narco-yihadistas» a quienes combaten en el norte con el Ejército francés y abogó por estabilizar la región y dotarla de «una economía de sustitución» a la subsistencia criminal.
«Hemos intentado construir una democracia que han destruido los grupos narco-yihadistas», declaró Coulibaly en una conferencia pronunciada en la universidad Science-Po de París, donde aseguró que una paz entre Mali y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) «no es posible».
El jefe de la diplomacia maliense insistió en que es necesario que la zona del norte de su país pueda crear una «una economía de sustitución» que reemplace a la «economía criminal» que actualmente impera en ese área que atraviesa el desierto del Sahel.
«No construiremos ninguna zona económica próspera en una área inestable», subrayó Coulibaly ante varios cientos de estudiantes de ciencias políticas, a quienes explicó que los insurgentes pagan entre 300 y 600 euros al mes a cada rebelde, algunos de ellos niños de 12 años armados con fusiles de asalto AK47.

Violación de seis turistas españolas.El hecho fue calificado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos como anticonstitucional, por lo que solicitó –sin éxito– a las autoridades estatales la aplicación de medidas cautelares de manera indefinida.

Internacional / méxico

Violan en Acapulco a seis turistas españolas

manuel m. cascante / ciudad de méxico
Día 05/02/2013 – 09.05h
Temas relacionados

Un grupo armado irrumpió en los bungalós donde se alojaban en playa Bonfil y abusaron sexualmente de las jóvenes

Seis turistas españolas y una mexicana fueron violadas durante la madrugada del lunes cerca de la ciudad de Acapulco, en el Pacífico mexicano. La procuradora (fiscal) general de Justicia del Estado de Guerrero, Martha Elba Garzón, detalló que un grupo de entre diez y quince individuos armados y encapuchados irrumpieron en el interior de los bungalós donde dormían las jóvenes en playa Bonfil y abusaron sexualmente de ellas.

El alcalde de Acapulco: «Es muy lamentable, pero esto sucede en cualquier parte del mundo»

Antes de ensañarse con las muchachas, de edades comprendidas entre los 19 y 25 años, los asaltantes sometieron al personal del establecimiento y robaron pertenencias por un valor superior a 2 millones de pesos (unos 116.000 euros). En rueda de prensa, el alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, consideró que «es muy lamentable lo que ha sucedido, pero, bueno, esto sucede en cualquier parte del mundo».

Las mujeres, acompañadas de funcionarios de Turismo, se presentaron ante la Agencia del Ministerio Público para la Atención de Delitos Sexuales. El suceso, ocurrido en el kilómetro 32 de la carretera de Barra Vieja, fue reportado en primera instancia al servicio de emergencias como robo en domicilio, pero después las autoridades confirmaron la agresión sexual. Efectivos de la Policía Investigadora Ministerial se trasladaron al poblado para investigar los hechos. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha señalado a Acapulco como la única excepción que presenta problemas de seguridad dentro de las zonas turísticas más importantes del país.

Peligro 24 horas al día

Guerrero es uno de los estados mexicanos que más se han visto sacudidos por la violencia del crimen organizado. Ante la escalada de los delitos, los habitantes de varios municipios de la llamada Costa Chica se han organizado desde hace dos semanas en sus propias brigadas de autodefensa. Amparados en las leyes de usos y costumbres de los pueblos indígenas, practican detenciones y celebran juicios. El hecho fue calificado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos como anticonstitucional, por lo que solicitó –sin éxito– a las autoridades estatales la aplicación de medidas cautelares de manera indefinida.
Este mismo domingo, unos turistas procedentes del Distrito Federal fueron atacados en un retén «popular» en la comunidad de Las Mesas. El gobierno local calificó el hecho como un «atentado», mientras que el promotor de la Unión de Pueblos y Organizaciones de Guerrero, Bruno Plácido, dijo que fue una «imprudencia» por parte de los turistas no detener su vehículo en un retén de la policía comunitaria. Un incidente anterior ya le había costado la vida a una persona que huyó para evitar ser capturada por los paramilitares.